Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La nueva presidenta del Parlament, Laura Borràs, junto a sus compañeros de partido Gemma Geis y Jaume Alonso-Cuevillas / EFE

Borràs se asegurará una 'jubilación de oro' si cumple dos años como presidenta del Parlament

La mandataria secesionista se embolsaría unos 4.000 euros mensuales a partir de los 65 años si permanece en su cargo hasta el 12 de marzo de 2023

5 min

Laura Borràs (JxCat) se asegurará una privilegiada pensión de jubilación si llega a los dos años de mandato como presidenta del Parlament. La dirigente de la Generalitat, que gracias a su cargo disfruta de uno de los sueldos públicos más altos de España con 138.594,96 euros brutos anuales --sin contar otros 16.975,56 de dietas de desplazamiento--, se asegurará un 40% de esa cantidad una vez se jubile a los 65 años, en caso de que consiga permanecer esos dos años al frente de la Cámara catalana.

Así lo establece la Ley 2/1988, de 26 de febrero, de la Generalitat sobre las "asignaciones temporales y pensiones a los presidentes del Parlament, al cesar, y a sus familiares". En su artículo dos establece que quienes hayan ejercido este cargo "durante dos años como mínimo, cuando llegan a la edad de 65 años tienen derecho a percibir una pensión vitalicia consistente en una asignación mensual igual al 40% de la retribución mensual que corresponde al ejercicio del cargo de presidente del Parlament".

Ahora, casi 10.000 euros al mes sin contar desplazamientos

El régimen económico actual del Parlament contempla una retribución fija de 7.931,18 euros mensuales, por 14 pagas al año, para el presidente de la Mesa de la Cámara catalana; una cantidad a la que se le suma otra asignación variable por el mismo cargo de 1.592,58 euros al mes, lo que arroja un total entre ambas de 9.523,76 euros mensuales (sin contar dietas de desplazamiento). De manera que Borràs se aseguraría como pensión de jubilación el 40%: 3.809 euros mensuales.

Al margen de eso, una vez deje el cargo, Borràs también tendrá derecho a percibir durante el mismo tiempo que haya permanecido en el mismo, y como máximo durante 24 mensualidades, "una asignación mensual equivalente al 80% de la retribución mensual que corresponde al ejercicio del cargo de presidente del Parlament", según el artículo 1 de la Ley 2/1988.

La mandataria posconvergente ha descartado dimitir a pesar de las peticiones de los partidos de la oposición al estar a un paso de juicio por un supuesto caso de fraccionamiento de contratos públicos a un amigo cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes, por el cual se la investiga por presuntos delitos de prevaricción, malversación fraude y falsedad. Su nombramiento como presidenta del Parlament se produjo el 12 de marzo de 2021, por lo que los dos años para disfrutar de esa pensión se cumplirían el 12 de marzo de 2023: es decir, dentro de ocho meses.

'Cienmileurismo' en la Generalitat

Por lo que respecta al Govern, la Generalitat de Cataluña es la Admistración española que mejor paga a los miembros de su Ejecutivo autonómico, con más de 20 salarios superiores a los 100.000 euros. Entre ellos, los de su presidente, Pere Aragonès (ERC), el vicepresidente Jordi Puigneró (JxCat) y los 12 consellers, según el portal de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat.

En total, incluyendo a la veintena de responsables de las embajadas catalanas en el extranjero --con sueldos de 87.456 euros al año--, un total de 189 dirigentes y altos cargos del Govern independentista cobran un salario anual superior al del presidente del Gobierno españolPedro Sánchez, que en 2020 percibió 84.845 euros.

Torra, con una jubilación mayor

Con todo, la pensión de Borràs cuando se jubile sería menor a la que disfrutará Quim Torra, ya que en el caso de los expresidentes de la Generalitat la Ley 6/2003, de 22 de abril, estipula que, a partir de los 65 años, éstos tienen derecho a cobrar un 60% de su retribución mensual. Lo cual, en el caso de Torra --que tiene 59 años-- supondrá unos 91.800 euros anuales

En el de caso Borràs, sus asignaciones serán incompatibles con la percepción de ingresos resultantes del ejercicio de cualquier mandato parlamentario, de la condición de miembro del Govern o alto cargo y de cualquier otro cargo público o de libre designación remunerado, según la ley.