Menú Buscar
El Bar Mirador de Gelida y una parte de la carta amenazante

Un bar de Gelida recibe una amenaza anónima por repartir propaganda en castellano

El dueño del establecimiento, un catalán que lleva veinte años en el pueblo, quita hierro al asunto de la misiva, repleta de faltas de ortografía

4 min

Un bar de Gelida (Barcelona) ha recibido una amenaza anónima esta semana por repartir propaganda en castellano. La misiva invita a los comerciantes a "rectificar" en "beneficio" del negocio. El propietario del local, no obstante, trata de quitar hierro al asunto en conversación con Crónica Global.

Pau lleva medio año al frente del Bar Mirador y, ahora, en pleno invierno, ofrece un nuevo servicio a su vecinos: comida a domicilio. Para dar a conocer la iniciativa en este municipio de apenas 7.500 habitantes ha comenzado a repartir pasquines formato DIN A5. Como el tamaño del papel es reducido, ha elegido el castellano para llegar a más gente, dado que en el pueblo hay personas "de fuera que no entienden el catalán".

Ubicación del Bar Mirador de Gelida

"No os extrañe que menospreciemos vuestro bar"

Cuál ha sido su sorpresa cuando, apenas pocos días después de comenzar a repartir los flyers, ha recibido una carta anónima junto a uno de esos pasquines. Dice así: "Un bar ubicado en Gelida y que se dirige a los gelidenses solo en castellano demuestra muy poca consideración hacia la población de Gelida". En el municipio gobierna el tripartito ERCGelida per la República-Primàries CatalunyaEn Comú Guanyem.

Sigue la carta: "Si sois de procedencia castellana y recién llegados a Gelida, por educación y por decencia podríais demostrar vuestro agradecimiento hacia el pueblo que os ha acogido y hacerlo también en catalán". Y llegan las amenazas: "Si menospreciáis nuestra lengua, no os extrañe que vuestro bar nosotros también lo menospreciemos".

"Vosotros podréis valorar qué os interesa"

Para terminar, el escrito dice que "rectificar es de sabios", que "aún" están "a tiempo de rectificar" y que esta advertencia es "en beneficio" del negocio: "Vosotros podréis valorar qué es lo que más os interesa". La carta está en catalán (con faltas de ortografía) y en castellano.

Carta anónima que ha recibido el Bar Mirador de Gelida
Carta anónima que ha recibido el Bar Mirador de Gelida

El padre de Pau es castellano y la madre, catalana. La familia lleva veinte años en Gelida y en casa hablan las dos lenguas oficiales de Cataluña. También atienden en los dos idiomas en el bar. La carta del comercio, de hecho, está en catalán y en español. Por ello, el propietario entiende que ese anónimo es alguien "con tiempo libre" que no los conoce de nada, y califica el suceso de "chorrada".

Los clientes: "Una anécdota"

Para terminar, explica que todos los clientes y vecinos con los que ha hablado de lo ocurrido, sean independentistas o constitucionalistas, consideran que es una "anécdota" y también le quitan hierro al asunto.

"No nos gustaría que esto nos afectase", concluye, al tiempo que reconoce que la carta la comenzó a difundir un cliente sin él saberlo, ya que Pau ya ha olvidado el desagradable suceso.