Menú Buscar
Alumnas de la escuela Aura de Reus (Tarragona), que sigue un modelo trilingüe, exhiben su certificado Cambridge de inglés / AURA

Así es el colegio trilingüe de la consejera catalana de Educación

Meritxell Ruiz, que ahora defiende la inmersión, estudió en catalán, castellano e inglés en una escuela privada del Opus que aplica la segregación por sexo

01.09.2016 00:00 h.
3 min

Algo no cuadra. La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Meritxell Ruiz, tildó de “superado y caduco” el modelo trilingüe que PP y Ciudadanos incluyeron en su pacto de investidura. Pero se da la circunstancia de que esta defensora de la inmersión lingüística, esto es, de la preeminencia del catalán en el sistema público de educación, estudió en una escuela trilingüe. Y no le ha ido nada mal en la vida.

Ruiz estudió en la escuela Aura, un centro privado concertado situado a las afueras de Reus (Tarragona). Este colegio pertenece a la Institución Familiar de Educación, entidad vinculada al Opus Dei y que tiene una red de centros repartidos en toda Cataluña. Imparte educación infantil y primaria (de 3 a 12 años) y educación secundaria obligatoria (de 12 a 16 años). Efectivamente, una de las señas de identidad de Aura es la enseñanza trilingüe en castellano, catalán e inglés desde la guardería. El centro aplica el Aura English Project, que permite acceder a las titulaciones oficiales de Cambridge, y ofrece formación en chino y alemán.

Los resultados, según explican los responsables del centro, no pueden ser más satisfactorios. En secundaria, más del 90% de los alumnos obtienen un nivel medio o medio alto en conocimientos de inglés, castellano y catalán, mientras que en primaria se obtienen porcentajes levemente inferiores en este nivel. El cien por ciento de los alumnos formados en Aura superan las pruebas de acceso a la universidad, siendo la nota media de acceso un 7,9. Como actividades extraescolares, los alumnos pueden practicar ballet, patinaje, baloncesto o voleibol, entre otros.

Educación diferenciada

Cerca de 1.800 alumnos se han formado en la Escuela Aura, que aplica la educación diferenciada, es decir, la segregación por sexos. Algo que despierta una enorme polémica parlamentaria, donde los partidos políticos se posicionan a favor de conceder subvenciones públicas a este tipo de centros. La consejera Ruiz es una firme defensora de este modelo, que su antigua Escuela justifica en el hecho de que “niños y niñas tienen diferentes ritmos madurativos, diversas psicologías e intereses”. De ahí la atención diferenciada. En este sentido, invocan los trabajos de la European Association of Single-Sex Education, una organización con sede en Londres que agrupa a personas y entidades educativas de más de 16 países europeos interesados en el desarrollo y la promoción de la educación diferenciada.