Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, junto al presidente del Cercle d'Economia, Xavier Faus (d), durante la sesión inaugural de la XXXVI Reunión del Círculo de Economía / EUROPA PRESS

Aragonès: “Cataluña no puede ser un paraíso fiscal, pero sí distribuir mejor la riqueza”

El presidente catalán ha dado un repaso económico a sus predecesores, Puigdemont y Torra, algo que han agradecido los empresarios, con quienes, no obstante, ha discrepado en fiscalidad

6 min

Pere Aragonès ha advertido de que "Cataluña no puede ser un paraíso fiscal", por lo que no es partidario de rebajar impuestos, sino de "redistribuir mejor la riqueza". El presidente de la Generalitat ha insistido en su apuesta por el diálogo y la negociación, y en la necesidad de que el Gobierno y la Generalitat confronten sus propuestas para solucionar el conflicto secesionista. "Es el momento de la política", ha dicho.

Aragonès ha inaugurado las tradicionales jornadas del Círculo de Economía en medio de una gran expectación, dada la apertura de una nueva etapa de diálogo con el Gobierno español, en la línea de las reclamaciones de los empresarios catalanes. Así se lo ha vuelto a exigir el presidente del lobi, Javier Faus, favorable a los indultos y a una tercera vía de reconciliación.

Superior a Torra y Puigdemont

El presidente catalán, muy superior en aplomo y calado económico y social a Quim Torra y Carles Puigdemont --que también participaron en este foro--, ha recordado que, hace dos años, abogó por una agenda catalana por la prosperidad, la innovación tecnológica y los retos de la globalización.

“También dije que era el momento de la política, la necesidad de vencer al inmovilismo, superar la etapa de represión y defender el espíritu de la Declaración de Pedralbes --en alusión a la reunión de Quim Torra y Pedro Sánchez en Barcelona de hace dos años--. También pedía la implicación de la sociedad. Creo que es plenamente vigente”. 

El president ha defendido una nueva etapa en Cataluña con cuatro transformaciones: social, feminista, verde y democrática. En este sentido, ha puesto de manifiesto la necesidad de tener unas instituciones fuertes, capaces de crear oportunidades para el crecimiento económico. También una solución al conflicto por vías democráticas. A pesar de ello, ha reiterado el mantra independentista de la amnistía y la autodeterminación. 

Gestión del puerto, aeropuerto y Zona Franca

Crear riqueza para recaudar más y distribuir mejor es uno de los objetivos del dirigente republicano. “Estas semanas hemos tenido noticias sobre un impuesto de sociedades internacional. Cataluña no puede ser un paraíso fiscal. Avanzar en esta tarifa mínima a nivel global es un importante paso. La vía no es la reducción de la fiscalidad, sino una distribución mejor", ha manifestado ante un empresariado que le ha exigido revisar los gravámenes autonómicos.

"A pesar del déficit fiscal existente o las inversiones del Estado incumplidas --ha añadido--, hay que tener en cuenta que Cataluña no será competitiva si no se tiene una visión metropolitana. Por eso hay que superar ideas antiguas y apostar por la gobernanza metropolitana". "Debemos ser competitivos en talento, capital humano y servicios públicos. Puerto, aeropuerto y Consorcio de la Zona Franca deben ser gestionados por Cataluña. La gestión de proximidad permite ser más competitivos con otras metrópolis”, ha sentenciado el líder de ERC.

Pere Aragonès, en las sesiones del Círculo de Economía / CG
Pere Aragonès, en las sesiones del Círculo de Economía / CG

Ampliación de El Prat

Respecto a la ampliación del aeropuerto de El Prat, y a preguntas de los asistentes, ha explicado que hay unanimidad sobre la importancia de las conexiones, mientras que preservar el medio ambiente y la interrelación con otros aeropuertos catalanes son los principales escollos. De ahí que insista en esa gestión local.

Por otro lado, el president ha dicho que “no creceremos si apostamos solo por el volumen o por la reducción de los salarios. No podemos volver  a la crisis de 2008”, ha advertido.

La precariedad de las familias, con los desahucios como ejemplo, el paro juvenil y la brecha educativa, acentuada durante la pandemia, como problemas a combatir. De ahí la necesidad, ha dicho, de garantizar los servicios públicos y aprovechar los fondos Next Generation para tranformar el modelo productivo. Ha calificado de mala noticia que el Gobierno recurra la ley catalana que regula los alquileres.