Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonio Gallego, en las listas de CiU de El Prat de 1995 / CG

Antonio Gallego, de CiU, al PP; del PP, a Vox

El número dos del partido de extrema derecha para el 14F se presentó en las listas convergentes en 1995

3 min

Antonio Gallego (Barcelona, 1975) se ha convertido en el último fichaje electoral en la carrera hacia el 14F, la fecha de las elecciones catalanas. Será el número dos de Vox, y lo hará seis años después de romper con el PP, partido en el que militó durante más de 15 años. Pocos saben, sin embargo, que antes de ello pasó por CiU.

En concreto, Antonio Gallego Burgos fue en las listas de CiU al Ayuntamiento de El Prat de Llobregat en las elecciones de 1995. Iba en el número 16. Ya en los comicios posteriores, los de 1999, se presentó por el PP, formación con la que fue concejal, primero, y diputado del Congreso y del Parlament, después.

Entrará en el Parlament

Gallego se dio de baja del PP en 2015, apenas una semana después de obtener representación en el Parlament como número tres del partido que entonces lideraba Xavier García Albiol. Ahora dice que se alejó de los populares "cansado de su inconsistencia ideológica", sus "vaivenes" y su "escasa convicción de ejercer una férrea oposición al peor gobierno de la democracia".

Lo factual es que Antonio Gallego vuelve a la "arena política", como él mismo ha anunciado. Atrás deja seis años en el sector privado para formar parte de la candidatura de Vox, partido de extrema derecha que, según todas las encuestas, obtendrá representación en el Parlament en las elecciones del 14F.

Antonio Gallego anuncia su anuncio por Vox / TWITTER

Antonio Gallego anuncia su fichaje por Vox / TWITTER

En contra del separatismo

El número dos de Vox en Cataluña tiene una misión: "Dar un firme paso en defensa de nuestra España constitucional, nuestra monarquía, nuestras tradiciones, nuestra lengua común, nuestra economía de mercado y nuestros valores democráticos tan reiteradamente pisoteados".

También pretende plantar cara a los "separatistas agazapados en la Generalitat" y "acabar de una vez por todas con el delirante e insurrecto proceso separatista". "Mientras haya una sola persona con miedo a decir que se siente orgullosa de ser española en Cataluña en Vox tendremos una misión que cumplir", añade.