Menú Buscar
Sergio Espín, miembro del equipo de comunicación de la formación Barcelona en Comú liderada por Ada Colau durante una acción contra el Mobile World Congress / YOUTUBE

El activismo anti-Mobile de los asesores de Colau

BCN en Comú tiene en su equipo de comunicación a Sergio Espín, cuya actuación contra el MWC fue inmortalizada por Adrià Rodríguez, 'community manager' que animó a colarse en el Metro

5 min

La precampaña de las elecciones municipales --generales mediante-- ya ha arrancado y las redes sociales serán, de nuevo, las grandes protagonistas de los mensajes de los candidatos. En el caso de Ada Colau, que repite como candidata de Barcelona en Comú a la alcaldía de Barcelona, cuenta en su equipo de comunicación con dos expertos con los que recuperará su acento activista. Se trata de Sergio Espín, responsable de creatividad y diseño, y Adrià Rodríguez, community manager del partido.

El primero participó en 2013 en la ocupación de la sede de Telefónica con motivo de la celebración del Mobile World Congress. Hay que recordar que este gran salón tecnológico era uno de los objetivos del movimiento antisistema del que procede Colau, símbolo de un capitalismo que se quiso combatir en la calle, pero que ya como alcaldesa, la dirigente de los comunes se ha visto obligada a defender con más o menos fortuna. Rodríguez inmortalizó la acción de su compañero colgando un vídeo en Youtube. Pero este experto en redes se daría a conocer por otra polémica acción en Twitter.

Adrià Rodríguez colgó el vídeo “Ovejas rebeldes contra el Mobile World Congress” grabado el 23 de febrero de 2013, en el que un grupo de activistas disfrazados de ovejas irrumpen en la sede de Telefónica durante el MWC, calificada como “la cueva del lobo”. Los ocupantes, que acusaban a Telefónica de despedir a 6.500 trabajadores en 2011 pese a ganar 8.700 millones de euros de beneficios ese mismo año, son desalojados por los guardias de seguridad.

Entre los participantes en esa protesta se encuentra Sergio Espín, miembro de la comisión de comunicación de Barcelona en Comú, en la que, según consta en su perfil, “ha participado desde el día de su creación desarrollando tareas de coordinación y de diseño, y coordinando equipos de trabajo con la subcomisión de gráfica”. Cuenta con más de 15 años de experiencia en el sector de la comunicación publicitaria. Nacido en Mataró, vive en Barcelona desde 2013, “donde participó en diferentes movimientos de activismo creativo como Enmedio o Reflectantes y en diferentes grupos de trabajo ciudadano como la Asamblea Juan Andrés Benítez –el empresario que murió durante una actuación de los Mossos d’Esquadra-- y la Asamblea de vecinas y vecinos del Raval.

El polémico tuit

El encargado de inmortalizar ese activismo anti-Mobile es Adrià Rodríguez, responsable de redes sociales del partido liderado por Colau. Licenciado en Bellas Artes “se interesó en el ámbito de la comunicación en los movimientos sociales, especialmente en el campo audiovisual, desde la participación como activista en Democràcia Real Ja!”, explica la web de Barcelona en Comú. Ha trabajado en el ámbito de la investigación de los movimientos sociales y la comunicación en la UAB y la UOC. También ha producido y realizado los documentales "Nos quieren en soledad, nos tendrán en común. Patio Maravillas vs. Madrid Neoliberal. FIGHT!" y "Kairós. La reinvención de la democracia en el Mediterráneo", sobre los movimientos sociales en cinco países del Mediterráneo.

adria metro

Pero Rodríguez es más conocido por la polémica que generó hace dos años, cuando a través de su perfil de Twitter animó a los barceloneses a colarse en el Metro. El community manager alertó a los usuarios que no habían pagado su billete que evitaran la estación de Tetuan, dirección Paral·lel, porque había un control formado por dos guardias de seguridad y cuatro revisores. Remitía a @redmetro, una plataforma que se define como “una red social para detectar controles de revisores en las redes de transporte público” y que insta a la “desobediencia colectiva”. Rodríguez se vio obligado a borrar el tuit.