Menú Buscar

Santiago Segura sufre un duro accidente: "Me desperté en un charco de sangre"

El actor y director advierte a sus seguidores: "Disfrutad de la vida, que cualquier día puede ser el último"

El actor y director Santiago Segura / EFE
El actor y director Santiago Segura / EFE

Los rodajes los carga el diablo y Santiago Segura ha experimentado un terrible accidente en el último proyecto que tiene en marcha, Padre no hay más que uno 3.

Lo ha contado él mismo en redes sociales y ha mostrado la cicatriz que le ha dejado el percance. Hasta 12 puntos le han tenido que dar.

Mucha presión

“Me gusta compartir cosas simpáticas y divertidas con mis seguidores en las redes, por eso no sabía si contaros esto… pero realmente la vida no es siempre maravillosa, y de color”, empieza su relato en Instagram. Y es que, como recuerda, los famosos “también tienen momentos chungos como todo hijo de vecino”.

“La presión, la ansiedad y la tensión acumulada pasaron su factura” al director de cine que el pasado viernes perdió el conocimiento en el baño. En el desmayo se dio un golpe, no sabe si contra el suelo o contra algo. El hecho es que se partió la oreja. “Me desperté en un charco de sangre. Me tuvieron que dar doce puntos”, confiesa. A los dos días, por eso, fue a Alicante para actuar en el teatro con la obra que tiene con Florentino Fernández y José Mota.

Herida de Santiago Segura / INSTAGRAM
Herida de Santiago Segura / INSTAGRAM

Complicaciones

Trabajador empedernido, Segura se vanagloria de que esta semana podrá acabar un rodaje ya de por sí complicado con el Covid. “El rodaje de Padre no hay más que uno 3 ha sido especialmente complicado, la sexta ola ha traído cambios de plan, parones, retrasos e incluso la baja de algún miembro del reparto por el maldito coronavirus”, asevera.

Pese a que trata de mirar adelante, el cineasta se ha llevado un buen susto. “No puedo olvidar que si en vez de amortiguar el golpe con la oreja, hubiese caído sobre la nuca o la sien, quizás no estaría aquí contándolo”, señala.

Moraleja

Por suerte, Santiago Segura afirma que todo está “bien”. Se encuentra perfectamente, pese a que su oreja sufre una buena cicatriz que ha mostrado a sus seguidores.

Precisamente a sus fans les ha querido mandar un mensaje --bueno, dos-- en forma de moraleja: disfrutad de la vida, que cualquier día puede ser el último. (Ah, y vigilad el estrés y la tensión, son armas mortíferas)”.