Culemaníacos

Leo Messi, durante un entrenamiento con la selección de Argentina / EFE

Leo Messi, durante un entrenamiento con la selección de Argentina / EFE

El plan de Messi para estar en plena forma en Qatar

El '10' de Argentina inicia su quinto Mundial con la ilusión de ganar el título que le falta

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

22.11.2022 09:43h

2 min

El momento que tanto tiempo había estado esperando Leo Messi ha llegado. El balón ha echado a rodar para Argentina en Qatar, donde el astro rosarino aspirará a conquistar el único gran título que le falta; un Mundial que merece por una carrera plagada de éxitos. A sus 35 años, La Pulga ha seguido un plan en los últimos años para alargar al máximo su trayectoria deportiva y seguir rindiendo al máximo nivel.

El 10 cambió su alimentación después del Mundial de Brasil 2014, donde padecía vómitos y malestar físico. Además, en aquella época también sufrió una serie de lesiones musculares que le dejaron fuera de los partidos previos al Mundial. Con estas declaraciones ponía palabras a la impotencia que sentía hace ocho años: “Me pasa seguido en los partidos, en las prácticas, en mi casa. No sé bien qué es, me hice miles de estudios y me pasa... Intento tomar algunas pastillas, me empieza a agarrar y termino casi vomitando”.

Cambio de dieta y más descanso

Fue entonces cuando decidió contactar con el nutricionista italiano Giuliano Poser, recomendado por su entonces compañero de selección, Martín Demichelis. El médico le cambió la dieta, donde tuvo que dejar una serie de alimentos como chocolate, alfajores, bebidas gaseosas, fritos y dulce de leche. Una serie de comidas que, aunque gustaban a Leo, no le sentaban bien en la práctica del fútbol de élite.

Leo Messi durante un entrenamiento con la selección argentina en Abu Dhabi

Leo Messi, durante un entrenamiento con la selección argentina en Abu Dhabi / EFE

A partir de ahí, Messi comenzó a tomar otros tipos de alimentos en mayores cantidades como pescado, pollo, arroz sin condimentos, frutas, verduras y alimentos orgánicos. Ya hace ocho años de ello, y el argentino no ha sufrido apenas lesiones de gravedad. Tampoco volvió a padecer aquellos vómitos virales. A sus cambios en la dieta, añadió también más descanso: una siesta después de comer o de los entrenamientos.

La última oportunidad para Messi

Eso le ha permitido alargar su carrera hasta ahora, y no de cualquier forma sino siendo todavía uno de los mejores jugadores del mundo. "Llego en un gran momento tanto físico como personal, no tengo ningún problema", dejó claro Messi en la rueda de prensa previa al partido de este martes contra Arabia Saudí. Se había hablado mucho sobre sus molestias y su trabajo en el gimnasio, pero no tendrá ningún problema para jugar el Mundial.

Simplemente fueron decisiones para protegerle físicamente justo antes del debut en la cita mundialista, con el objetivo de que estuviera a tope. "Es hermoso que mucha gente que no es argentina desee que seamos campeones, en parte por mí. Soy un agradecido por todo el cariño que he recibido a lo largo de mi carrera", explicó, agradecido por el apoyo. Empieza uno de los mayores desafíos de Messi en su carrera: la última oportunidad para que conquiste un Mundial.

 
Hoy destacamos