Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una joven congelada por culpa de las drogas / FACEBOOK

[VÍDEO] Una chica acaba "congelada" después de ingerir drogas que le pusieron en la bebida

La madre de la víctima comparte en redes los terribles efectos sufridos por su hija: "Parecía poseída"

3 min

Una joven se ha hecho viral después de que acudiera al hospital “congelada” por culpa de una droga que le pusieron en la bebida en una discoteca.

Los hechos sucedieron Southend-on-Sea, en el condado de Essex (Reino Unido), lugar de residencia de la chica. Ella salió a la sala Moo Moo con unos amigos a celebrar su 18 cumpleaños y acabó en la sala de urgencias.

Imágenes aterradoras

La madre de la víctima, Claire, fue la responsable de compartir las imágenes de su hija a la llegada del hospital. En ellas se la ve con la cara paralizada, con muchas complicaciones para mover la cabeza y con la mandíbula de un lado al otro, apretada, y muchas dificultades para hablar.

“Es absolutamente horrible. Parecía poseída. La estaba mirando y pensé, '¡qué diablos le han dado!', porque nunca había visto algo así en mi vida. Estaba completamente congelada, sus manos eran como garras”, relata la mujer.

Efecto de las drogas

Pese a las acusaciones que ha recibido por compartir el vídeo en que se ve a la adolescente en estas circunstancias, Claire se justifica: “Por muy perturbador que sea, si eso salva a una niña, solo a una, entonces vale la pena compartirlo. Nada puede prepararte para ver eso”.

La chica, Millie Taplin, estuvo cuatro horas en estas condiciones. Los médicos aseguran que le llegaron a administrar dos tipos de drogas “una para paralizarla y otro para noquearla”, relata la madre.

Engañada

La joven recuerda que un hombre la invitó a un vodka con limonada y apenas le dio un sorbo porque notó un sabor desagradable. Fue suficiente para que al cabo de poco tiempo notara unos efectos aún más terribles.

Lo primero que notó fue que un calor le recorría el cuerpo y decidió salir del local. “Me sentía muy mal y comencé a dejar de ver bien y dejé de sentir las manos. Sabía que no estaba bien porque trataba de hablar, pero sólo tartamudeaba y murmuraba”, relata.

Denuncia

“Fue realmente aterrador. En mi cabeza estaba allí, pero en mi cuerpo no lo estaba. Nunca me había sentido así. No quiero volver a pasar por eso nunca más. Fue horrible”, recuerda Claire.

La paralización de su cuerpo duro cerca de cuatro horas y a la mañana siguiente recibió el alta. La víctima ha denunciado sus hechos y los responsables de la discoteca le han ofrecido toda su colaboración.