Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de una cárcel / PIXABAY

Sale de la cárcel el mayor pederasta de España

Torres Baena fue condenado en 2013 por el 'caso Kárate' a 302 años de prisión

3 min

Fernando Antonio Torres Baena, considerado el mayor depredador sexual de menores en España, saldrá de la cárcel el próximo 14 de mayo. El pederasta fue condenado el 15 de marzo de 2013 a 302 años de cárcel por el caso Kárate, la mayor pena que se ha dictado en nuestro país para un delincuente sexual.

El hombre era un reconocido karateca que regentaba una escuela de artes marciales en Gran Canaria. Sin embargo, utilizaba su cargo para abusar de sus alumnos, más de un centenar en concreto: 35 delitos de abuso sexual y 13 de corrupción de menores. El mayor episodio de pederastia de España. 

Caso de lo más controvertido

Hace 13 años que Torres Baena entró en prisión y, desde entonces, ha solicitado multitud de permisos para salir, todos denegados. Hasta ahora. Tanto la fiscal como la médico forense del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas avalan la decisión tomada, pero la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario considera que todavía no hay garantías de que esté preparado psicológicamente para salir unos días del centro.

Así las cosas, del 14 al 17 de mayo el presidiario disfrutará de tres días fuera de la prisión sin supervisión. Con todo, las víctimas ya han sido advertidas de que Torres Baena saldrá a la calle como un derecho que tienen los afectados de delitos violentos y contra la libertad sexual, ya que muchas de sus víctimas acarrean aún hoy en día graves secuelas.

Más de 60 niños

Su juicio fue de lo más mediático, ya que más de 60 niños fueron a testificar contra su profesor. Al principio, el hombre se excusaba negándolo todo: "Nunca he abusado de nadie, ni lo hubiera permitido". Sin embargo, después de siete meses y medio escuchando los testimonios de los alumnos que pasaron por su escuela, acabó declarándose culpable de los hechos que se le imputaban y pidió perdón a las víctimas.

No obstante, todavía no ha cumplido con el pago de la mínima parte de la indemnización por los daños ocasionados a las víctimas de sus abusos, ya que todavía le quedan 279 años por cumplir condena, es decir, hasta que se muera. Salvo estas pequeñas dosis de libertad en las que se le permite salir.