Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los padres de la desaparecida /TELECINCO

La policía retoma la búsqueda de Aurora Mancebo, desparecida en Tarragona hace 18 años

La joven desapareció el 27 de febrero de 2004 y su ropa fue hallada 12 días más tarde junto a una biblia

3 min

La Policía Nacional retomará en los próximos días la búsqueda de Aurora Mancebo, vecina de Boscos de Tarragona, desaparecida hace 18 años. Los agentes del cuerpo nacional intentarán localizar el cuerpo de la mujer en un pozo de Morell, cerca de una finca familiar del único sospechoso del caso.

A la tarraconense se le perdió la pista el 27 de febrero de 2004, a los 24 años de edad. Se trataba de la primera vez que volvía a salir de casa después de varios años tras superar las secuelas que le había dejado el acoso que sufrió durante la etapa escolar.

Un implicado en su desaparición

Cuando se cumplían 12 días desde su desaparición, se encontró una biblia junto a su ropa perfectamente doblada: los laboratorios que analizaron las prendas, hallaron restos de sangre en la manga del abrigo. El caso consternó hasta tal punto a los vecinos de la urbanización, que los dispositivos contaron con la respuesta masiva por parte de la ciudadanía, quien colaboró organizando numerosas batidas en la zona.

El único implicado en la desaparición de Aurora es Edgar, un joven al que se detuvo en mayo de 2005, pero que fue puesto en libertad tres meses después. El acusado le habría confesado a un amigo que la joven murió mientras mantenían relaciones sexuales en el coche de él. Tras su óbito, habría ocultado el cuerpo en el escondrijo que ahora se inspeccionará.

Reanudación de la búsqueda

Fuentes cercanas a la investigación han indicado que la inspección se reanudará la primera quincena del mes de abril. La búsqueda de Mancebo la llevarán a cabo varios efectivos del grupo de homicidios de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional.

Según ha trascendido, los investigadores ya habrían rastreado la zona en la que se centraran las labores con la ayuda de un georadar. Al parecer, el pozo en cuestión se encuentra bajo ruinas. Para que los agentes puedan acceder a su interior, ha tenido que ser apuntalado.