Menú Buscar
Una playa de Mallorca en una imagen de archivo /EFE

Una pareja escocesa abandona a sus hijos para ir a beber en Mallorca y le quitan su custodia

Durante dos días, los niños de once y cuatro años fueron cuidados por familias de turistas que se encontraban en el mismo hotel en Palma

3 min

Una pareja escocesa que se encontraba haciendo turismo en Mallorca fue detenida por la Policía después de que abandonasen a sus hijos de once y cuatro años en un hotel de Palma para irse de fiesta a beber alcohol. A consecuencia de esto, han sido acusados por abandono de menores y sus hijos han sido puestos bajo custodia protegida.

Según otras familias turistas que se encontraban en el Palma Bay Hotel, el alojamiento donde estaba hospedados los detenidos, los niños pasaban largas horas del día y de la noche solos deambulando por el hotel. Algunas de estas familias trataron de cuidar de ellos durante dos días.

Una playa de Mallorca en una imagen de archivo /EFE

Una playa de Mallorca en una imagen de archivo /EFE

Ignoraron a los trabajadores del hotel

La madre y el padrastro de los dos menores fueron encontrados borrachos cuando la Policía llegó. Según la versión de ellos, habían acordado con otra familia británica que esta cuidaría de sus hijos mientras ellos se iban fuera del recinto del hotel para beber. Los trabajadores del hotel les advirtieron de que era ilegal dejar a sus hijos solos, algo que ignoraron completamente.

Según ha señalado el periódico británico The Sun, los cargos presentados contra la pareja han llegado después de que una turista inglesa que cuidó de los niños en la ausencia de sus padres haya dicho que “no merecen tener hijos”. Esta mujer ha asegurado que los niños fueron abandonados con cuatro familias diferentes durante dos días completos y que una de las niñas trataba de llamar por teléfono a su padre biológico en Escocia pidiendo ayuda.

La mujer citada por el medio inglés ha explicado que cuidó de los menores durante tres horas mientras trataban de buscar a su madre biológica, a la cual no podían encontrar en ningún lado. “Querían estar en mi habitación, aunque fuera la habitación de unos extraños que conocían solo de dos días, de manera que fueran cuidadas, pero les dije que no estaba permitido hacer eso y que la recepción del hotel les cuidaría”, ha asegurado la turista que se hizo cargo.