Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una embarcación de la Guardia Civil busca a Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife / EP

El padre de las niñas desaparecidas en Tenerife contrató a detectives para espiar a su expareja

La agencia que realizó el trabajo entregó todos los informes a la Guardia Civil para colaborar con la investigación una vez reconocieron a Tomás Gimeno

3 min

El padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, Tomás Gimeno, contrató una agencia de detectives para investigar a la madre de sus hijas, Beatriz Zimmermann. Un servicio que solicitó a finales de julio de 2020, cuando su relación llegaba a su fin, con la intención de descubrir los movimientos de su pareja y averiguar si tenía un nuevo romance.

La empresa contratada ha emitido un comunicado para defender la legalidad y legitimidad del trabajo realizado, el cual ha entregado a la Guardia Civil para "colaborar activamente con las autoridades que llevan la desaparición de Anna y Olivia". En este sentido, piden perdón por la tardanza, pero se excusan alegando que no reconocieron a Tomás Gimeno "en las fotos que salieron de él al principio".

El motivo del espionaje a Beatriz

Tras conocerse la colaboración entre la agencia de detectives y las autoridades, se ha informado de que Tomás Gimeno solicitó ese informe un mes antes de que agrediera a la nueva pareja de Beatriz Zimmermann, un empresario belga de 60 años. Un hombre al que el padre de Anna y Olivia llamaba "el viejo", con rabia y odio hacia él.

"No quiero que un viejo cuide de mis hijas", llegó a asegurar el desaparecido en múltiples ocasiones. Varios medios de comunicación se hicieron eco de este espionaje, y generó mucha polémica el no lograr localizar a la detective que se encargó de seguir a Beatriz Zimmermann. En este sentido, la agencia señala que la investigación está "bajo secreto", y que por ello no se habían pronunciado al respecto.

No reconocieron a Tomás Gimeno

Además, la detective se excusó a la Guardia Civil asegurando que "no lo había reconocido en las fotos que salieron de él al principio", pero que con las últimas publicadas no dudó un segundo. Ahora, una vez los documentos han llegado a manos de las autoridades, confían en que su estudio ayude a localizar a las menores desaparecidas lo antes posible.

Pese a todas las pistas e informaciones aportadas por la ciudadanía, el operativo sigue sin saber el paradero de Tomás, Anna y Olivia, a quienes buscan por tierra, mar y aire desde hace dos semanas. "Un trabajo arduo y minucioso" que, por el momento, el juzgado instructor del caso sigue investigando como un presunto secuestro parental.