Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La mujer de Ourense acusada de matar a un hombre de Barcelona pasa a disposición judicial /EP

Una mujer de Ourense calcina el cadáver de un hombre de Barcelona después de haberle matado

La joven, de 26 años, confesó que se conocieron por Internet y que para matarle le subministró varios tranquilizantes

3 min

Cristina R.V, una joven de Ourense (Galicia), ha pasado este jueves a disposición judicial como principal acusada de haber asesinado y calcinado a José María R.Z, un hombre de 53 años, oriundo de Barcelona, al que conoció por Internet. Al parecer, la pareja entabló una relación tras conocerse por una aplicación de citas y el catalán se desplazó hasta la aldea de Os Rabiños para pasar unos días con ella.

El hombre, que llegó a tierras gallegas el pasado 23 de agosto, constaba como desaparecido desde el día 27 de ese mismo mes. Una jornada en que los Mossos d'Esquadra iniciaron su búsqueda después de que su madre denunciara su desaparición y la desconexión de su teléfono móvil. 

Primero lo droga, luego lo asfixía y finalmente lo quema 

Si bien este lunes, la mujer, que padecía trastornos psiquiátricos, le confesó a su terapeuta del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense que además de haber acabado con la vida del desaparecido, le había quemado. No obstante, en un primer momento, la joven declaró que se había deshecho del cuerpo de un hombre que había encontrado muerto en su casa.

Tras poner los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, Cristina reveló a los agentes que mató al hombre la noche del 24 de agosto, un día después de conocerle. De hecho, fue ella misma quien detalló que para acabar con el difunto le suministró tranquilizantes y, una vez dormido, lo asfixió con una almohada.

Un pie

La joven, acompañada por el cuerpo de agentes de la Guardia Civil se trasladó este martes hasta la finca para realizar una inspección y hallar los restos de José María. A última hora de la tarde, uno de los perros del dispositivo encontró un pie enterrado en una finca próxima a la vivienda.

Por el momento, el caso, instruido por el juzgado de Ribadavia, sigue bajo secreto de sumario. Asimismo, los agentes del instituto armado continúan con las labores de búsqueda del cadáver.