Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Andrea Prudente y Jay Weeldreyer /FACEBOOK

Los médicos de Malta prohíben abortar a una mujer, que corre el riesgo de sufrir una infección letal

La embarazada y su marido viajan este jueves a Mallorca para poder interrumpir el embarazo después de que ella haya sufrido un desprendimiento de placenta

3 min

Debía ser el último viaje de Andrea Prudente y Jay Weeldreyer, una pareja de Seattle (Estados Unidos), antes de convertirse en papás. Sin embargo, sus vacaciones de ensueño en la isla de Malta han terminado convirtiéndose en su peor pesadilla. Según informa el diario El Mundo, la joven empezó a sangrar tras sufrir un desprendimiento de placenta en la semana 16 de embarazo.

Tras acudir al hospital, los médicos les comunicaron que el feto no iba a sobrevivir. Fue entonces cuando la pareja decidió de común acuerdo interrumpir el embarazo para así no poner en mayor peligro la vida de Andrea, pero la estricta política antiabortista del país les ha impedido hacerlo.

Malta, el único país europeo que prohíbe el aborto sin excepciones

Gracias a la intervención de la oenegé Doctors For Choice, este jueves, una semana después de acudir al hospital Matern Day de La Valleta, está previsto que viajen a Mallorca para poder abortar y, así, poner a salvo a la joven. En la actualidad, Malta es el único país de la Unión Europea que no permite el aborto bajo ninguna circunstancia, incluso ante una situación de alto riesgo como en la que se encuentra esta mujer. Por el momento, nada parece indicar que esto vaya cambiar, dado el enorme rechazo que genera la interrupción voluntaria del embarazo entre la población.

En declaraciones al The Malta Times, Jay lamenta la actitud de los facultativos del país, a quienes acusa de que están eperando a que se detenga el latido del corazón, que Andrea tenga un aborto espontáneo, o que sufra "una infección potencialmente mortal”. A su vez, remarca que fueron de vacaciones a Malta de babymoon, no a abortar.

La pareja viaja este jueves a Mallorca

Doctors For Choice ha sido la oenegé encargada de atender la petición de la pareja y de organizar su traslado a Mallorca. En un primer momento, Prudente y Weeldreyer ya solicitaron viajar a Reino Unido, pero los médicos impidieron el viaje al considerar que la joven no estaba en condiciones de hacerlo.

La organización ha querido recordar el trágico caso de Savita Halappanavar, una situación muy parecida en la que la madre murió a los 31 años en Irlanda por una septicemia tras un aborto espontáneo a las 17 semanas de gestación. Días antes, los facultativos malteses se habían negado a interrumpirle el embarazo.