Menú Buscar
Una foto de archivo del Hospital de la Paz en Madrid

El Hospital de La Paz no atiende a una anciana porque no llevó sus propias pinzas

La hija realizó una reclamación al centro cuando acudió a recoger a su madre y no la habían atendido

3 min

Una anciana de 88 años de nombre Milagros sufre una patología denominada triquiasis. La enfermedad provoca que las pestañas le crezcan hacia el interior del ojo y por ello tiene que acudir al médico para quitárselas antes de que empiecen a rozarle el globo ocular. Pese a que normalmente ella misma es capaz de quitárselas, el 14 de febrero tuvo dificultades para hacerlo por ella misma por lo que decidió ir al médico.

La mujer acudió a su médico de cabecera que, a su vez, la remitió a urgencias del Hospital La Paz, con un parte de consulta urgente. La mujer explica: "Yo no quería ir porque en urgencias entras por la mañana y no sales hasta la noche". Pese a su predicción, no se dio así.  A la hora de llegar, la atendieron. "El oftalmólogo me puso en la máquina para mirarme los ojos y me preguntó: ¿Ha traído usted unas pinzas?. Sorprendida, le dije que no. Entonces me dio un papel en el que me dice que me ponga lágrimas artificiales, un gel por la noche y que vaya a mi médico del ambulatorio a que me quiten las pestañas".

No tenían pinzas

La hija de Milagros se dirigió al hospital para recogerla. Cuando ésta la preguntó por el informe para ver que le habían dicho su hija "puso el grito en el cielo, no daba crédito a que el oftalmólogo me hubieran pedido una pinzas. Yo le pedí que no hiciera nada pero ella se empeñó en poner una reclamación".

Desde el Hospital reconocen los hechos y aseguran que lo ocurrido es un hecho excepcional. Según fuentes oficiales, el servicio de Oftalmología dispone de las pinzas necesarias tanto en consultas como en quirófano o urgencias, pero que ese día no estaban disponibles para Milagros porque algún médico las habría pedido para el área de consultas.

El servicio de Atención al Paciente se ha puesto ya en contacto con la familia de la paciente para subsanar el problema a la mayor brevedad posible.