Menú Buscar
Una foto de archivo del gimnasta estadounidense Andrew Fuller

Un gimnasta estadounidense denuncia abusos por parte de su médico y entrenador

Andrew Fuller asegura que el movimiento '#Metoo' no es solo para mujeres y denuncia al sistema por el estigma de ser una víctima masculina

3 min

Un gimnasta estadounidense de la modalidad de trampolín ha denunciado que su entrenador y su médico abusaron de él. Andrew ha asegurado que el movimiento #MeToo "no es solo para mujeres" y ha resaltado que también existen víctimas de abuso sexual masculinas, aunque denunciarlo es más difícil.

Fuller ha denunciado los hechos a través de su cuenta de Twitter en un comunicado en el que ha asegurado que es "una víctima masculina de abusos". Con la denuncia en mano, Andrew ha señalado a George Drew, director de los programas de trampolín en la federación estadounidense entre 2015 y 2017, del responsbale de someterle a todo tipo de vejaciones. Según el joven, el director de la federación lo drogaba para ejercer abusos sobre él además de conductas vejatorias cuando el atleta se mudó a Michigan a entranar con él.  

Fuller también ha querido denunciar la situación a la que se ha tenido que enfrentar y por la que ha quedado "aún más traumatizado por el sistema" ya que "el estigma" social de ser una víctima masculina no se lo ha puesto fácil. Según él mismo cuenta, Drew lo obligaba a ingerir pastillas, le llamaba "simio" o "retrasado" y le hacía salir de madrugada en calzoncillos a recoger leña.

"Me sentía humillado sexualmente", afirma el gimnasta, que en una ocasión fue drogado y, cuando despertó, se encontró con que había sido tatuado sin su consentimiento. Además, el entrenador le obligaba a llamarle "papá". Tras casi dos años bajo sus órdenes, el joven atleta decidió abandonar la casa donde residían todos los atletas después de pillar a George Drew masturbándose mientras miraba a otra gimnasta, a la que había drogado previamente y que estaba inconsciente. 

George Drew dejó el cargo en la federación estadounidense el año pasado pero, según denuncia Fuller, aún tiene acogidos en su casa a varios deportistas. Estas revelaciones llegan una semana después de que Larry Nassar, exmédico de la selección estadounidense de gimnasia, fuese condenado a entre 40 y 175 años de cárcel por abusar sexualmente de más 150 niñas.