Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un médico hace una liposucción / EFE

La familia de la fallecida tras una liposucción relata que la joven "tenía agujeros por todos lados”

El portavoz de los familiares aseguran que al médico que la operó "alguien le dijo que parase y él no paró"

3 min

Una mujer que se sometió a principios de diciembre a una operación de cirugía estética en una clínica privada de Cartagena (Murcia) murió el sábado en la unidad de cuidados intensivos del hospital público Santa Lucía, en esa ciudad. La víctima era Sara Gómez Sánchez y su familia reclama justicia.

El portavoz de la familia, Ezequiel Nicolás, se ha hecho eco de lo que informa “la comunidad médica” de la ciudad que ponen en tela de juicio la actuación del cirujano, que no se ha personado a declarar.

Mala praxis

“Alguien le dijo al doctor que parase, que estaba sacando vísceras, y esta persona siguió". Así se lo aseguraron varios profesionales al familiar de Sara. En este sentido, se preguntan incluso si el médico “era consciente de lo que estaba haciendo".

Gómez murió como consecuencia de las múltiples perforaciones y lesiones en el riñón, el hígado, el duodeno, el colon y el intestino que sufrió tras la lipoescultura que se le hizo el 2 de diciembre. “Tenía agujeros por todos lados”, asevera Nicolás, "eran incisiones de 0,5 a dos centímetros", detalla a La Sexta.

Denuncia

Tras el informe de la autopsia todos tienen claro que se trata de “una negligencia, una mala praxis muy grande, y Sara fallece a causa de eso". No cree que las complicaciones surgieran tras la operación, "alguien le dijo que parase y él no paró", subraya.

El letrado Ignacio Martínez confirma que con estos datos han presentado una denuncia ante la fiscalía por un presunto delito de homicidio por imprudencia contra el cirujano. “Pero ahora, con la muerte de Sara, los hechos adquieren mayor gravedad y no es descartable que finalmente puedan ser declarados como constitutivos de un presunto delito de homicidio”, asevera.