Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dolores Vázquez en 'Dolores: La verdad sobre el Caso Wanninkhof' / HBO

Dolores Vázquez, sin perdón ni indemnización por el asesinato de Rocío Wanninkhof

Telecinco ha emitido este domingo el segundo capítulo de 'Dolores: La verdad sobre el Caso Wanninkhof' de la mano de Toñi Moreno

3 min

Dolores Vázquez ha roto su silencio en el documental Dolores: La verdad sobre el Caso Wanninkhof. Originariamente estrenado en HBO, Mediaset ha adquirido los derechos para emitirlo en su cadena. Precisamente este domingo se ha estrenado el segundo capítulo en Telecinco.

Una de las responsables de que se haya emitido ha sido Toñi Moreno, quien conoce de primera mano el cano. La presentadora tenía 26 años cuando cubrió el suceso en Andalucía Directo para Canal Sur. Por eso, ha decidido ejercer como productora ejecutiva del documental a través de Unicorn Content, la empresa fundada por Ana Rosa Quintana y Xelo Montesinos.

Dolores rompe su silencio

Tras muchos años de sepulcral silencio, Dolores Vázquez, acusada erróneamente del asesinato de Rocío Wanninkhof, ha dado un paso al frente para explicar su versión de los hechos. Más concretamente, fue condenada a 15 años y un día de prisión, además de indemnizar a la familia de la víctima con 18 millones de pesetas

Este, junto con El crimen de Cuenca, es uno de los errores judiciales más graves de la historia moderna de la justicia española. Fue la orientación sexual de Dolores lo que determinó la sentencia y su culpabilidad. "Me ponía los oídos llenos de papel higiénico para no escuchar, y las horas no pasaban. Me llamaban bollera, lesbiana...", asegura en el documental.

Juzgada injustamente

Toñi Moreno, por su parte, también considera que el hecho de ser lesbiana influyó de manera determinante en el veredicto. Su vínculo sentimental con la madre de la joven asesinada, Alicia Hornos, desencadenó en una conclusión errónea de que se había tratado de un crimen pasional: "Ser lesbiana jugó en su contra y fue una causa de mucho peso en su condena. Hubo lesbofobia en toda regla". 

Con todo, Vázquez exige justicia, aunque se conforma con un simple perdón: ninguna de las personas que la acusaron y la juzgaron sin tener pruebas de ello le han pedido disculpas; solamente un miembro del jurado popular. Además, el Supremo le negó la indemnización de 4 millones de euros en concepto de compensación por haber sido injustamente encarcelada.