Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fiesta ilegal al lado de un cementerio, en Valencia / EP

Desmantelan una fiesta ilegal donde participan más de 50 personas

La policía detiene a una persona por un delito contra la salud pública y levanta 52 actas, una de ellas por tenencia de armas

2 min

La Policía Local de Valencia ha desmantelado una fiesta ilegal celebrada en una nave abandonada, donde participaron unas 50 personas. En la operación se ha detenido a una persona por un delito contra la salud pública.

Los hechos han tenido lugar este domingo, cuando los agentes han entrado fiesta clandestina en la fábrica conocida como La Eskombrera'en las inmediaciones del cementerio de Benimaclet, junto a la Ronda Norte de la ciudad.

Drogas y armas

En el dispositivo en el que también participaron miembros de la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) y detuvieron a una persona, se levantaron nueve actas por drogas, una por armas y 42 por no llevar mascarilla.

Al detenido, de 26 años, se le considera presunto delito contra la salud pública tras intervenirle en una riñonera siete bolsitas de plástico blanco que contenían alrededor de seis gramos de speed; otra con 0,71 gramos de MDMA; ocho pastillas de éxtasis con un peso total de 3,18 gramos; una de marihuana con 2,30 y un total de 259,60 euros que le intervino una patrulla policial cuando trataba de ocultarla.

Reincidencia

Durante el último mes y en el mismo emplazamiento, los agentes han levantado 104 actas a personas por no llevar mascarilla, han identificado a 178 y han detenido a cuatro personas por alcoholemia con responsabilidad penal y a otros dos por administrativa. Asimismo, han levantado 26 actas por sustancias estupefacientes y cinco por armas y han interpuesto 13 denuncias en aplicación de la Ley de Seguridad Vial, entre otras actuaciones.

El concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València, Aarón Cano, lamenta en un comunicado "la grave irresponsabilidad de estos comportamientos que comprometen la salud de tantas personas". Además, critica a las personas que participan en estas concentraciones por suponer “un grave riesgo para la salud y generan multitud de molestias a los vecinos”.