Menú Buscar
Una foto del condenado por degollar a su mujer e intentar matar a sus dos hijos

Condenado a 70 años por degollar a su pareja e intentar matar a sus dos hijos

La mujer le anunció que deseaba separarse de él, que desencadenó una conducta extremadamente celosa y posesiva del hombre

5 min

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a 70 años de prisión al hombre que degolló a su pareja e intentó matar a sus dos hijos menores de edad en Benicàssim el año pasado. Asimismo, la sentencia le prohíbe aproximarse a menos de 500 metros o comunicarse con los menores por un periodo de 30 años superior a la pena de prisión.

Además, la Sala impone al procesado la medida de libertad vigilada durante diez años, y establece que la clasificación a tercer grado penitenciario no se podrá realizar antes del cumplimiento de la mitad de la pena impuesta.

"Extremadamente celoso y posesivo"

Según la sentencia, hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, la relación del acusado con su pareja durante al menos los dos últimos años se había deteriorado, de tal forma que la mujer, durante la primavera de 2016, decidió iniciar un proceso de ruptura con el procesado y le anunció que deseaba separarse de él.

Esto no fue bien aceptado por el condenado, quien "extremadamente celoso y posesivo" controlaba y vigilaba todas sus amistades, llamadas telefónicas y movimientos.

Degolló a su pareja

Un día, el acusado soprendió a la mujer mientras estaba sentada en la cama y la agarró por el pelo, le colocó un cuchillo en el cuello y le provocó un corte horizontal tan profundo que le provocó inmediatamente la muerte.

Después de haber degollado a su pareja, los hijos se despertaron por el ruido, y el hombre les obligó a volver a sus camas sin dejarles ver lo que había sucedido en la habitación.

Intento de asesinato

La niña de 10 años se quedó dormida en el comedor y entonces el procesado, "continuando con su pérfido plan y con la intención de acabar con su vida", se dirigió a su hija, totalmente desprevenida, "y le propinó un corte con un cuchillo afilado en el cuello" y le tapó la cara con una almohada hasta que creyó que había fallecido.

Por su parte, el menor de 13 años, regresó a su habitación y vio entrar a su padre empuñando un cuchillo hacia él, con el que le atacó y le gritó que así aprenderían a respetarle, mientras el niño trataba de esquivarle moviéndose por la habitación. El niño logró salir de la habitación y acudió al salón comedor, donde su padre le persiguió lanzándole cuchilladas, por lo que el menor cayó al suelo y el procesado comenzó a golpear su cabeza contra el suelo. 

Llamada a la ambulancia

El chico golpeó con la pierna a su hermana, quien yacía en el colchón del comedor, y provocó que esta recuperara la conciencia. Ante los gritos de socorro de los dos menores, el procesado detuvo su ataque y los dos hermanos salieron del salón, el menor arrastrándose debido a sus múltiples y graves heridas, y se refugiaron ambos en el cuarto de baño. Desde ahí suplicaron a su padre que pidiera una ambulancia, quien, tras recostarse en el sofá, efectuó una llamada al 112 para solicitarlas.

Además de las penas mencionadas, el acusado deberá abonar en concepto de responsabilidad civil 233.620 euros al niño y 221.176 euros a la niña por la muerte de su progenitora, las lesiones y secuelas físicas y psíquicas, así como 40.000 euros a los tres hermanos de la víctima.