Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El profesor de taekwondo acrobático en la última sesión del juicio / EP

Condenan a cinco años de cárcel a un profesor de taekwondo que abusó sexualmente de una alumna

Los magistrados han otorgado credibilidad al testimonio de la menor y han rechazado que actuara con ánimo de perjudicar al acusado o por animadversión

3 min

Un profesor de taekwondo ha sido condenado a cinco años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales a una de sus alumnas, de 15 años de edad. Así lo ha decretado la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, que también le impone una inhabilitación de ocho años para ejercer profesión en la que tenga contacto con menores y establece una indemnización de 6.000 euros.

Los magistrados han otorgado credibilidad al testimonio de la menor y han rechazado que actuara con ánimo de perjudicar al acusado o por animadversión. De hecho, señalan que la propia niña y su familia tenían buena relación con el condenado pero, a pesar de ello, la víctima mantuvo su versión de los hechos.

Le dio "clases especiales" en su casa 

El tribunal ha considerado probado que, en noviembre de 2018, el acusado convocó a la alumna a unas "clases especiales" que tendrían lugar en su domicilio, en Vigo, con el pretexto de que debía mejorar su "expresividad" para progresar en la disciplina de taekwondo acrobático.

En esas clases, el profesor realizó tocamientos a la niña en los pechos y en la zona genital, le pidió que se sacara el sujetador y le hizo preguntas de índole sexual, sobre sus relaciones con chicos o sobre si se masturbaba. Todo ello pese a que la menor le dijo que se sentía incómoda y nerviosa.

Rechazan el argumento del profesor

La sentencia también refleja que los informes periciales consideran veraz el relato de la víctima, y que no es extraño que la menor quisiera mantener una apariencia de normalidad en su vida tras los abusos. Asimismo, el tribunal sostiene que las preguntas de índole sexual que el acusado hizo a la niña "no tenían ninguna justificación".

Del mismo modo, han rechazado el argumento esgrimido por la defensa, de que la joven actuó inducida por algunos de sus compañeros que tenían mala relación con el entrenador y querían vengarse de él. El tribunal, además de la pena de cárcel, los años de inhabilitación y la indemnización, prohíbe al condenado acercarse o comunicarse con la menor durante ocho años.