Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La prima de la fallecida /CANALSUR

Una chica de 17 años muere tras someterse a una reducción de estómago en Turquía

La joven y su familia viajaron el pasado fin de semana a Estambul después de haberse decidido a operarse en una clínica de allí por el bajo coste de la intervención

4 min

Tras haber iniciado un proceso de adelgazamiento, una joven sevillana de la localidad de Utrera decidió someterse a una operación de reducción de estómago. Una intervención quirúrgica para seguir perdiendo peso, que fue llevada a cabo en Turquía y que terminó en tragedia: la joven fallecía horas después de su paso por quirófano.  

Junto a su familia, M. P. M., las siglas a las que respondía la chica, viajó el pasado viernes desde la capital andaluza hasta Estambul con la ilusión de que tras pasar por quirófano se sentiría mucho mejor. Una cirugía en la que uno de los facultativos realizó por error un pequeño corte en el bazo.  

Un error fatal

El bazo se trata de un pequeño órgano que se encuentra en el costado izquierdo del cuerpo, situado por arriba del estómago y debajo de las costillas. Tiene el tamaño aproximado de su puño y forma parte del sistema linfático. Su principal función es la de combatir las infecciones y mantener el equilibrio de los líquidos del cuerpo.

Según ha trascendido, el corte provocó una hemorragia interna que hizo que la chica se desangrara. A pesar de que le realizaron varias transfusiones de sangre, la joven terminó generando una septicemia que no logró superar. La hispalense perdía la vida la noche del domingo 28 de febrero en el mismo hospital.

Atraídos por el precio 

En declaraciones a Canal Sur, la prima de la víctima cuenta que la familia viajó hasta la capital otomana por la rebaja del precio de la intervención. En este sentido, señala que allí las operaciones de este tipo cuestan un tercio de lo que valen en España, donde ya tenía cita para operarse. “De los 10.500 de una clínica española pasaron a los 3.500 de una turca”, detalla, al mimso tiempo que reconoce  que eligieron esa clínica por el boca a boca de la gente que ya se había operado allí y que no tuvo complicaciones.

Si bien da a conocer que los exámenes preoperatorios fueron mucho más laxos, ya que el protocolo de análisis previos a la intervención no es tan rígido como el español. En concreto, revela que la hermana de la víctima ya se había sometido a la misma intervención en nuestro país, y denuncia que las pruebas previas a las que se sometió la fallecida antes de la cirugía se limitaron a una serología. Sacudida por la tragedia, la joven advierte a todas las personas que tengan pensado acudir a Turquía para someterse a una intervención tan complicada. "No queremos que vuelva a ocurrir", afirma.