Menú Buscar
Ladrón forzando una puerta / CREATIVE COMMONS

Atrapan a un ladrón por la huella de su oreja en Valladolid

El delincuente ha sido condenado a tres años y ocho meses de prisión por haber robado en nueve pisos de Valladolid

3 min

¿Sabes en qué consiste un otograma? Se trata de la huella de una oreja, producida por los restos de sudor o grasa que deja la piel al entrar en contacto con una superficie. Una señal que, en algunas ocasiones, no es visible a simple vista, pero que puede recuperarse con un revelado físico o químico.

Le delató su propia oreja

Esta técnica, a pesar de su peculiaridad, se utiliza para descubrir la identidad de un delincuente o criminal, de manera similar al reconocimiento de una huella dactilar. Su increíble eficacia ha sido ahora la responsable de meter entre rejas a un ladrón de joyas y dinero que, durante los últimos años, ha asaltado nueve pisos en la ciudad de Valladolid.

Según la sentencia emitida por un juez de la Audiencia de Valladolid, Stefan C.L. acercaba su oreja a la puerta de los pisos que iba a robar para comprobar si el inquilino estaba dentro. Un método que le aportaba cierta seguridad a la hora de realizar el hurto, pero que ahora ha sido fundamental para determinar la condena. Los delitos que se le atribuyen se remontan al año 2015, época en la que llegó a reunir un botín de más de 21.000 euros con la ayuda de otra persona que todavía no ha sido identificada.

Casi tres años de cárcel tras declararse culpable

Ante una prueba incriminatoria de semejantes características, el delincuente no ha tenido más remedio que declararse culpable y aceptar una sentencia de conformidad tras la incapacidad de la defensa de montar un alegato exculpatorio.

A pesar de que la Fiscalía pedía en un principio seis años y tres meses de prisión para el acusado, la pena ha sido rebajada a tres años y ocho meses. Esta decisión se debe a que el ladrón ha aceptado el delito de robo continuado con fuerza y ha anticipado 20.000 de los 20.890 euros que debe pagar a las víctimas como indemnización. La defensa estudia ahora pedir la expulsión del acusado del país o el cumplimiento de la condena con todos los beneficios penitenciarios posibles.