Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de la Policía Local Canaria / EP

Abandonados unos niños de dos y 11 años en un solar de Tenerife en plena ola de calor

Los menores estaban solos en una zona sin sombra a pesar de las altas temperaturas y en estado de nerviosismo

3 min

Dos menores de dos y 11 años fueron abandonados por su madre en un solar ubicado en El Sobradillo, en Santa Cruz de Tenerife. La Policía Local acudió a rescatarlos tras recibir una alerta sobre la situación de los niños. Al llegar al lugar de los hechos, una vecina estaba proporcionándoles agua debido a su situación y las altas temperaturas registradas.

Los policías comprobaron que en dicho descampado no había una zona de sombra, ni tampoco fue posible localizar a la madre de los menores. Varios vecinos se acercaron para explicar que esta situación ya había ocurrido anteriormente, corroborando que la progenitora suele dejarlos solos en esa zona con algo de alimento y permanecen allí solos durante varias horas.

Estado vulnerable

Aunque los menores estaban en un estado de mucho nerviosismo, se comprobó su especial vulnerabilidad y la gravedad de estos hechos, por lo que se activó a los integrantes de la Unidad Adscrita a la Fiscalía del Menor para aplicar el procedimiento adecuado en estos casos.

En todo momento, y con los datos recabados, se trató de localizar a la madre de los menores, aunque sin éxito. Tanto es así que incluso la autoridad judicial ordenó su ingreso en un centro de acogida. Valorando el estado físico de los menores, en especial de uno de los niños, de dos años, se determinó su traslado para ser valorados en el Centro de Salud de Tíncer.

Llamada de la madre

Mientras tanto se iniciaron las gestiones para practicar las diligencias por la gravedad del riesgo al que eran sometidos los menores y la posible comisión de un delito por parte de la progenitora. Poco después, la madre de los pequeños llamó a los agentes preocupada por no encontrarlos en el solar en el que los había dejado.

La mujer, de 45 años, fue atendida por un mando de la Policía Local que le pidió que se personara en las dependencias policiales, donde finalmente los menores fueron entregados a su madre. No obstante, se le informó de todas las actuaciones realizadas y del traslado de los informes oportunos y las diligencias a las autoridades pertinentes, desde la Fiscalía del Menor, al departamento municipal de Atención Social y la Dirección General de Protección de la Infancia y Familia del Gobierno canario.