Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ezequiel Garay y Tamara Gorro / EP

[VÍDEO] Tamara Gorro y Ezequiel Garay rompen tras 12 años de relación

La reputada 'influencer' confiesa entre lágrimas y la voz entrecortada que pasa por un gran "bache" con su pareja

3 min

Con lágrimas en los ojos, Tamara Gorro ha empezado el año “con una noticia que nunca imaginaba que iba a dar”. Tras 12 años de relación ella y Ezequiel Garay se separan.

“Consideramos que hemos actuado de una manera muy adulta, o al menos ejemplar para nosotros y para nuestros hijos. Y es parar a tiempo con la esperanza de volver a recuperar y de terminar la vida juntos como siempre hemos querido", detalla con la voz entrecortada en su perfil de redes sociales.

Confesión con motivo

Pese a la imagen que hayan podido dar en los últimos meses, asegura que “no es una cosa de ahora, si no que viene desde hace tiempo”, y es que hace meses que su relación no es la que era. Lo dice “con dolor” pero si es así, asegura que si lo hay es porque existe “amor”.

“Ante no lo he dicho porque la decisión no estaba tomada”, apunta. Y lo hace público para que no lo hagan otros y a través de rumores, porque entre ellas hay una “muy buena relación”. “No quiero alimentar el ‘hay crisis, no hay crisis’. Yo creo que somos una pareja normal que está pasando por este bache y ha tomado la decisión más adecuada”, ante este nueva crisis

Dolor y convivencia

Asegura que pese a conocer divorcios “muy dolorosos”, este no es así, “porqué hay amor” y ante posibles acusaciones sobre si esto ha provocado su enfermedad deja claro que “no lo ha hecho, aunque evidentemente ha sumado”.

La pareja convive todavía y “el bienestar de los niños está por encima de todo”, asevera. Por lo que puede ser que se les vea juntos y “riendo”. “Yo sí creo en el amor porque llevo 12 años experimentándolo”, subraya.

Mal momento vital

La influencer recalca que siempre va a estar al lado de Ezequiel, “volvamos a estar juntos o esto sea indefinido”, recalca. “Lo quiero, lo amo”, insiste. Y pese al dolor va a seguir adelante con su vida. “Tengo que trabajar, tengo que sonreír”, asevera, porque le quiere “dar un poco de normalidad a todo esto”.

Estoy floja, muy flojita. Soy una tía superpositiva que está pasando por un momento muy jodido”, afirma. “No sólo por mi matrimonio sino por la que ya sabéis”, apunta en referencia a su salud mental.