Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cantante Britney Spears y su novio, Sam Asghari / EFE

[VÍDEO] El intento de boicot del exmarido de Britney Spears en su boda con Sam Asghari

Jason Alexander irrumpió en la ceremonia con una cámara emitiendo en directo al grito de "soy su primer marido" y "ella es mi única mujer"

4 min

Britney Spears y Sam Asghari ya son marido y mujer. Pero por los pelos. El exmarido de la intérprete de Toxic, Jason Alexander, se coló en la celebración e intentó boicotear la boda al grito de "soy su primer marido" y "ella es mi única mujer".

El hombre, con el que la artista se casó en 2004 durante un viaje a Las Vegas (Estados Unidos) pero del que se divorció 55 horas después, entró en la mansión de Spears, al sur de California, donde se iba a celebrar la ceremonia horas antes del enlace. Con una cámara emitiendo en directo desde su perfil de Instagram logró grabar los preparativos de la boda. 

Irrumpe en la casa para sorpresa de todos

Alexander pudo esquivar el perímetro de seguridad de la casa y filmó su recorrido por los pasillos hasta llegar a una carpa decorada como si fuese una capilla, seguramente donde después se darían el "sí, quiero", Spears y Asghari. "Britney Spears me invitó aquí. Ella es mi primera mujer, mi única mujer. Soy su primer marido. Estoy aquí para parar la boda", gritó a los agentes de seguridad.

Así las cosas, al ver lo alterado que estaba el hombre y que no pertenecía al equipo de preparativos de la boda, finalmente Jason Alexander fue detenido. De todas formas, la cantante se mostró de lo más "conmocionada" ante la irrupción de su exmarido en el que tenía que ser el día más feliz de su vida. "Afortunadamente, todos están a salvo, Jason ya no está en la propiedad y Britney no quiere dejar que esto la deprima", aseguraron fuentes cercanas a la cantante.

Boda íntima

Una vez más calmada, la asistente de la estadounidense quiso agradecer en su nombre a quienes dieron la voz de alarma: "Gracias a todos los impresionantes fans que me avisaron de esto. Muchas gracias, todos están a salvo". Después de todo, los abogados de Britney se encuentran estudiando medidas legales para procesar a Alexander por allanamiento de morada.

Pero lo que realmente importa es que Britney Spears y Sam Asghari ya son marido y mujer. Un enlace que llevan preparando desde noviembre pero del que no había fecha confirmada, por lo que fue una sorpresa para todos. Fue una boda íntima, a la que acudieron unas 100 personas, entre ellas Bryan, el hermano de la artista, el único miembro de su familia que acudió: ni su padre, ni su madre ni su hermana Jamie Lynn ni sus hijos Sean Preston y Jayden estuvieron allí.

Una de cal y otra de arena

Por el momento no han trascendido más detalles sobre este tan esperado momento para la cantante; solamente que el vestido de novia ha sido diseñado por su amiga Donatella Versace. Así las cosas, será la propia Britney la que explique cómo vivió su tercera boda en sus redes sociales, como viene haciendo habitualmente.

Un momento de felicidad tras la triste noticia que le sucedió al reciente matrimonio el mes pasado. La artista anunció que perdieron al bebé que estaban esperando. "Con gran tristeza tenemos que anunciar que hemos perdido a nuestro bebé milagroso al principio del embarazo", dijo en su Instagram. Aún así, no pierden la esperanza de ampliar la familia ahora que son marido y mujer.