Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez EP

Duros reproches de Jorge Javier Vázquez a su madre

El presentador cuenta varias broncas de su madre cuando él era pequeño y critica también a su hermana Ana

4 min

Jorge Javier Vázquez es el conductor de un programa que saca a la luz las intimidades de los famosos e incluso de sus colaboradores. Y parece que lleva tantos años en esta labor que ya incluso saca los trapos sucios propios sin ningún tipo de pudor.

Su última víctima ha sido su propia madre. Él la ama, lo ha repetido en diversas ocasiones, pero sólo ha hecho falta pasar unos días en el domicilio familiar para empezar a despotricar.

Inposiciones

El periodista ha hecho uso de su blog personal para explicar como, con motivo de su actuación en el Teatro Tívoli de Barcelona, se ha quedado en casa de su madre. Y ya allí empezar las vacaciones. Las fotos que ha compartido son muy cariñosas, las palabras ya no tanto.

Siempre tenemos que hacer lo que ella diga”, afirma. Y da varios ejemplos. Uno de ellos es que su cuñado no tenía hambre la noche del pasado jueves y la mujer le acabó cocinando dos solomillos. Otro es que se empeñó en lavarle la ropa interior a su hijo, por mucho que éste no quiso.

Recuerdos de infancia

Por si fuera poco, apunta que la Mari --así se llama la progenitora de JJ-- no recuerda mucho lo que le dice. Pero es que incluso cuando quiere decir algo bonito confiesa cómo lo trató en su niñez. “De pequeño tuve una época en la que me maquillaba. Me encerraba en el diminuto lavabo que teníamos en San Roque y me ponía colorete y sombra de ojos. Hasta que un día mi madre se dio cuenta y me montó un poco de pollo”, confiesa.

La anédocta que apunta a traumática y dura para él y que expone sin pudor, la justifica con un cambio de actitud por parte de ella. “Hoy, a mis cincuenta y un años, hemos tenido mis hermanas y mi madre una interesantísima conversación sobre maquillaje. Antes mi madre me reñía por pintarme y ahora pretende hacerme un tutorial”, concluye.

Zasca a su hermana

La madre no ha sido la única que ha sido victima de todos estos reproches, su hermana Ana también ha recibido. Y en los primeros párrafos de la entrada a su blog. “Mi familia habla por los codos. De todo lo que se les ponga delante y si no se lo inventan”, espeta.

Y como hace con su madre, su hermana se convierte en víctima de su verborrea escrita. El periodista indica que su hermana habla mucho de sus viajes, pero que hace ver “como que la escucho y de vez en cuando introduzco alguna expresión –‘Qué bonito’, ‘No me digas’– para que piense que sigo con atención su relato, pero lo cierto es que cuando ella empieza a hablar mi cabeza vuela hasta territorios insospechados”. ¿Algo positivo de ella? “Lo bueno que tiene es que nunca se cabrea. El único que se cabrea de la familia soy yo, creo. Y con mi madre”. Y así, la Mari recibe otro dardo.