Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La reina Isabel II / EP

La reina Isabel II confiesa que se siente "muy cansada y exhausta" tras pasar el Covid

La soberana, de 95 años, desvela cómo se encuentra tras contagiarse de coronavirus el pasado mes de febrero

3 min

La reina Isabel II del Reino Unido ha confesado que quedó "exhausta" tras contagiarse de coronavirus a finales del pasado mes de febrero, según ella misma describió en una conversación con personal sanitario divulgada este domingo por el Palacio de Buckingham.

La soberana, de 95 años, participó esta semana en una "visita virtual" al Hospital Real de Londres con motivo de la inauguración de una unidad de cuidados intensivos que lleva su nombre, ocasión en la que conversó por videoconferencia con trabajadores y pacientes del centro público.

Exhausta

"Le deja a una muy cansada y exhausta, ¿verdad?", comentó la monarca sobre la enfermedad que ella misma ha sufrido mientras hablaba con Asef Hussain, que estuvo ingresado por Covid-19, y su esposa, Shamina. "Esta pandemia es horrorosa", agregó Isabel II.

El Palacio de Buckingham informó el pasado 20 de febrero que la Reina había dado positivo por coronavirus y aseguró entonces que presentaba "síntomas leves similares a un resfriado" que le permitían continuar llevando a cabo "tareas ligeras".

Casos graves

Hussain desveló que él fue uno de los tres miembros de su familia que fueron hospitalizados tras contraer Covid-19 en diciembre de 2020. Su hermano y su padre murieron, mientras que él estuvo siete semanas conectado a un respirador en cuidados intensivos. "Recuerdo despertar a mi esposa por la noche y decirle que sentía como si no hubiera oxígeno en la habitación. Recuerdo sacar la cabeza por la ventana para intentar respirar", relató a la monarca.

Mireia López, trabajadora del hospital del este de Londres desde 2008, describió a Isabel II su experiencia con los pacientes. "Como enfermeras nos aseguramos de que no estén solos. Sostenemos sus manos, limpiamos sus lágrimas y les damos respaldo. En ocasiones sentí que estábamos corriendo una maratón en la que no había línea de meta", explicó.