Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Raquel Bollo y su pareja /TELECINCO

Raquel Bollo se enfrenta a una deuda de 20.000 euros

El casero de la hispalense asegura que todavía le están llegando facturas pendientes de pago a pesar de que la televisiva no reside en su propiedad desde setiembre

3 min

Raquel Bollo vuelve a convertirse en el centro de la polémica. Según Sálvame, la hispalense se encontraría atravesando un profundo bache económico. De hecho, el programa de sobremesa ha destapado la importante deuda que ha contraído la excolaboradora con su casero.

En declaraciones al espacio de Telecinco, Mariano, el propietario de la vivienda donde la empresaria y su nuevo novio residían hasta el pasado mes de setiembre, ha asegurado que la pareja les debe 20.000 euros en concepto de alquiler y gastos varios. Sin embargo, estas informaciones no suponen nada nuevo para sus excompañeros, ya que afirman que es algo habitual en ella al ser “la tercera vez que lo hace”.

Las deudas de Raquel, al descubierto 

El propietario de la vivienda señala que Raquel es conocedora de las deudas, pero que no las ha saldado nunca. “Me están llegando facturas aún pendientes de pago. Me han dejado muebles que son para tirar, y el césped lo he tenido que cambiar porque estaba reventado”, ha añadido.

Por si fuera poco, Kiko Hernández ha desvelado que en el inmueble, sito en una de las zonas más opulentas de Sevilla, tan solo había amuebladas dos habitaciones de la casa. Razón por la cual acusa a la pareja de residir en esa casa únicamente que para ostentar. Además, Kiko ha confesado que en la actualidad el sueldo de Raquel está embargado por Hacienda por varias irregularidades cometidas con el fisco años atrás. 

Una casa para aparentar

Un posicionamiento que también comparte Mariano. "Esta mujer vive del tema de las grandezas y utilizaron la vivienda para intentar explotar lo máximo con lo que hace Raquel", ha apuntado, haciendo alusión a la faceta de influencer de la colaboradora de Viva la vida.

Así las cosas, el programa de sobremesa se ha puesto en contacto con Alma, hija de la aludida. Por su parte, la joven ni confirma ni desmiente el endeudamiento de su madre aunque niega rotundamente los desperfectos de los que se la acusa. "Yo hice la mudanza y puedo confirmar que dejaron la casa incluso en mejor estado, con una cocina nueva", ha declarado.