Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El bailarín Rafael Amargo, tras salir del juzgado EP

Rafael Amargo saca provecho económico de su detención

El bailarín regresa al teatro para ensayar el estreno de su nueva obra, pospuesta por su detención

3 min

Rafael Amargo ya es libre y prepara ya la noche del estreno de su nueva obra, Yerma, en el Teatro La Latina de Madrid. Un espectáculo que se ha visto muy beneficiado por la detención de su protagonista.

El mismo bailarín regresa este viernes a los escenarios, un día después de lo previsto, y ya ensaya para la gran noche. Lo hace sonriente y con muchas ganas de subirse a los tablas.

Rédito económico

"Me encuentro muy bien gracias a Dios. Me acabo de levantar y he dormido en la gloria", confiesa a los periodistas que se encuentran a la puerta del teatro. No es para menos, según informan, la venta de entradas se ha incrementado una barbaridad tras la detención del artista.

El show sólo ha perdido una noche, la de su estreno, previsto para este jueves, día en el que el coreógrafo declaró ante los juzgados de plaza Castilla por su presunta pertenencia de una organización criminal y tráfico de drogas. Unas acusaciones de las que hace broma.

Pertence a una banda

Amargo defiende que él pertenece a un grupo, sí, pero se trata de “una banda musical” y defiende su inocencia frente a las acusaciones de Fiscalía, que pedía prisión provisional sin fianza. Un requerimiento que el juez ha desestimado.

Lo que sí ha decretado es su comparecencia, como la del resto de detenidos --su pareja, un amigo y su productor--, ante el tribunal los días 1 y 15 de cada mes. Sobre qué le dijo al magistrado, "lo vais a ver todos porque es una cosa pública y os vais a alegrar todos mucho" cuando la sepáis, asegura.

Enfado inicial

"Esperemos que la gente sea sensata y vea que estoy en libertad", decía la madrugada del viernes al salir del juzgado, donde esta mañana entrega su pasaporte al juez. Con él, iba su abogado, Cándido Conde-Pumpido, quien pide "respeto a la presunción de inocencia" de su representado.

Lo único que lamenta Rafael es "qué me hagan esto dos días antes de mi estreno... han levantado este furor para nada". Asimismo, critica las acusaciones que caen sobre él. "Presuntamente te pueden llamar lo que quieras, pero después quítate ese lastre... Es de una poca vergüenza y de poca humanidad...", señala. Este viernes a la mañana, en cambio, sólo piensa en el estreno.