Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El concierto de Taburete en el festival Starlite de Marbella / EP

Polémica en las redes por el último concierto de Willy Bárcenas: "¡Ni una puta mascarilla!"

El cantante de Taburete pronunció estas palabras durante la actuación del grupo en el festival Starlite, con el público sin tapabocas y sin respetar la distancia social

3 min

Las redes sociales están divididas tras el último concierto del grupo musical Taburete por la polémica surgida con las imágenes de la actuación. El cantante de la banda, Willy Bárcenas, llegó a chillar por el micrófono “Ni una puta mascarilla” en plena interpretación, lo que ha despertado el lado más oscuro de sus haters.

Pero no todos están en su contra, dado que en el mismo vídeo puede verse al público del festival sin respetar la distancia social y con mucha parte de los asistentes sin usar la mascarilla. Un hecho que ha forzado a que un sector de los internautas se planteara que, quizás, sus palabras eran una crítica a lo que veía desde el escenario.

Imágenes polémicas en el público

La última actuación de Taburete en el festival Starlite, en Marbella, ha encendido las redes sociales. Numerosos vídeos muestran cómo gran parte de los asistentes acudió a la cita sin respetar las medidas de seguridad decretadas por la pandemia del coronavirus.

La organización del festival se defiende de las críticas y asegura que respetó todas las medidas que deben cumplir, excusándose de la polémica al asegurar que alguno de los vídeos publicados “pueden dar una imagen errónea”. Una explicación que no ha convencido a la organización de consumidores Facua, que ha pedido a la Junta de Andalucía que abra un expediente e investigue lo sucedido.

Acusan a Bárcenas de incitar a quitarse las mascarillas

Lo mismo ha sucedido con las palabras de Willy Bárcenas en plena actuación. Mientras unos lo atacan por "animar" a la gente a quitarse las mascarillas y dar la mano a los fans que más cerca estaban del escenario, otros lo defienden por criticar la falta de tapabocas entre el público asistente. 

A la espera de que el grupo se manifieste, la polémica está servida entre ambos bandos en pleno contexto de rebrotes por el virus y la incansable lucha del sector cultural para activar su actividad pese a las pegas de las instituciones.