Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pocholo visita el plató de 'El Hormiguero' para hablar con Pablo Motos, Trancas y Barrancas / ATRESMEDIA

Pocholo presenta su nueva faceta como empresario en 'El Hormiguero': llegan las 'pochilas'

El fiestero más admirado de España sigue en plena forma, tras varios años sin beber y con muchos proyectos por delante. Entre ellos, sus propias mochilas

4 min

Pocholo ha visitado el plató de El Hormiguero por primera vez en su vida, para felicidad de Pablo Motos. Muchos años lo han intentado, pero al fin han conseguido que el fiestero más admirado de España conozca a Trancas y Barrancas. Una cita donde no ha podido faltar la anécdota de la mochila.

El barón de Gotor ha vuelto a la televisión después de varios años alejado de la polémica. Sobrio, después de dejar la bebida, el ibicenco adoptado ha querido presentar su nueva faceta como empresario. Y fiel a su estilo, el exconcursante de Hotel Glam ha lanzado una línea propia de mochilas: las pochilas.

Los nuevos proyectos de Pocholo

Pocholo ha demostrado su carácter ibicenco al hablar de su pasado fiestero, el futuro que espera después de la pandemia y al mostrar sus excentricidades hippies. Un ejemplo ha sido el trébol de cuatro hojas que ha regalado tanto a Pablo Motos como a las famosas hormigas.

Su visita era para promocionar las pochilas, unas mochilas diseñadas por él mismo aprovechando el tirón que tuvo su frase "Dónde está mi mochila" durante su participación en el programa Hotel Glam, pero no es el único proyecto que tiene entre manos. Entre otras cosas, el aristócrata ha escrito un libro sobre su vida que más que una bibliografía, es "una autoanalítica".

Pocholo regala una de sus 'pochilas' a Pablo Motos / ATRESMEDIA
Pocholo regala una de sus 'pochilas' a Pablo Motos / ATRESMEDIA

"Sigo siendo el mismo de siempre"

"Vivo maravillado como ser humano por lo que es este planeta, pero aterrado por lo que está pasando. Soy fiesta pura, pero montarla ahora me parece una falta de respeto. Por mi parte: pies quietos", ha señalado Pocholo al ser preguntado por su fama de fiestero. Una vida que, por ahora, ha dejado atrás.

"Tengo un camión, y vivo en un camión. Soy camionero", ha contado el invitado, que ya hizo gala de ello cuando se hizo conocido al empezar su participación en programas de televisión. "Sigo siendo el mismo de siempre, pero he dejado de beber. Llega un momento que los excesos... si no paras, te mueres", ha asegurado el barón de Gotor, que también ha revelado quién es el famoso más fiestero al que ha conocido: Bertín Osborne.

Un cambio de vida sorprendente

En su momento, Pocholo organizó fiestas clandestinas en Ibiza en las que señalaban el lugar oculto vertiendo aceite en las pistas de tierra que conducían al sitio. Unos eventos que "duraban cinco o seis días" y en los que "entre baile y baile, había mucho sexo". Un exceso que el empresario podía superar gracias a su remedio casero contra la resaca: el Bullshot, una mezcla de latas de rabo de buey, vodka, pimienta y zumo de limón. 

Actualmente vive algo apartado, en el Pirineo, donde disfruta de la vida y de sus paseos en moto. Vehículo que coge para ir a buscar osos. Por ello lleva siempre petardos en su mochila, para asustarlos, aunque de momento no ha encontrado ninguno y todo es "una teoría". Una forma de vivir sorprendente para alguien que tuvo hepatitis antes de nacer: "Pincharon a mi madre con una aguja que tenia hepatitis, y yo la tengo y la voy a tener. Por el momento estoy bien, pero puede llegar un momento en el que me tengan que hacer un trasplante", ha confesado Pocholo.