Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
pamela anderson

Pamela Anderson habla de su ajetreada vida sexual de recién casada

La actriz y su nuevo marido han concedido una entrevista desde la cama, lugar del cual aseguran no haber salido desde que se dieron el “sí, quiero”

3 min

Si hace unos días saltaba a la luz que Pamela Anderson se había dado el sí, quiero” por quinta vez, ahora la explosiva actriz se ha sincerado como nunca sobre su vida sexual. La musa independentista ha confesado que desde que se casó con su guardaespaldas, el pasado 24 de diciembre, todavía no han salido de la cama. 

Lugar desde donde, para sorpresa de todos, la rubia más famosa de las playas de California ha dado su última entrevista.

Una entrevista hecha desde la cama

Y es que su relación con Dan Hayhurst va viento en popa. Prueba de ello es que el joven escolta también ha estado presente en la vídeollamada que Anderson ha concedido a Women Loose. En ella, los recién casados han hablado por primera vez de su vida marital

Según Pamela, la pareja se encuentra en la casa que ella tiene en Vancouver (Canadá). Como ya avanzamos, se trata de una vivienda con una fuerte carga sentimental para la actriz. Una razón de peso por la cual escogió la vivienda como escenario para celebrar sus esponsales, dado que en ella se casaron sus padres hace 25 años y todavía siguen juntos.

Su recién estrenada vida marital

De hecho, los tortolitos han asegurado que todavía no se han ido de luna miel a ningún sitio como las Maldivas o Cancún“¿Para qué ir a ningún sitio?”, ha respondido muy sonriente Dan, enredado entre las sábanas de Pamela. Y es que por si fuera poco Hayhurst se ha atrevido a hablar de cómo surgió la llama del amor entre ambos. “Yo no me pude resistir a ella y ella tampoco se pudo resistir a mi”, ha explicado el joven.

No cabe duda de que Pamela ha encontrado a su media naranja; o al menos por ahora. Tanto es así que la actriz, a sus 53 años, ha decidido desaparecer de sus redes sociales para siempre con el objetivo de dedicarle todo su tiempo a su nuevo marido. Ahora entendemos el porqué.