Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ana María Aldón y José Ortega Cano / EP

Nueva preocupación por el estado de salud de Ortega Cano

Ana María Aldón está en su peor momento personal por el estado de salud de sus seres más queridos

3 min

Ana María Aldón está en su peor momento personal. Después de la última operación de su marido, José Ortega Cano, la colaboradora de Viva la vida tuvo que hacerse cargo del delicado estado de salud de su madre. La exconcursante de Supervivientes puso rumbo a Cádiz al acabar de trabajar para acompañar a su madre en los complicados momentos que estaba viviendo. Así lo explicó ella misma a sus seguidores a través de su cuenta de Instagram.

“Mi domingo ha sido levantarme a las 7 de la mañana, he cogido un tren, me he venido a Cádiz. Ya estoy en Cádiz después del programa de ayer y ya estoy con mi madre en casa”, comentó la mujer del diestro en sus redes sociales cuando llegó a la ciudad. Y es que su progenitora había sufrido una caída de la que se está recuperando: "Mi madre está triste y disgustada porque se cayó".

Preocupación

“Se cayó el lunes pasado y se dio un golpe muy fuerte en la parte izquierda de la cabeza y fueron a hacerle un escáner y no le vieron daño ninguno, pero resulta que por el ojo izquierdo, que es donde tiene el golpe, no ve bien”, explicó la tertuliana de Telecinco en aquel momento.

Y ahora podría tener una nueva preocupación. José Ortega Cano podría tener que pasar de nuevo por quirófano para una nueva operación. “La última revisión que tuvimos salió que estaba todo muy bien, pero tiene un problema en una válvula y hay que mirarlo”, ha desvelado este domingo la tertuliana de Telecinco.

Intervención

José Ortega Cano fue intervenido del corazón el pasado mes de junio en un hospital madrileño. Una operación en la que el viudo de Rocío Jurado fue sometido a un cateterismo para implantarle un stent que reparase el daño coronario que recientemente los médicos descubrían tras realizarle varias pruebas. 

Afortunadamente todo salía bien y un día después el diestro recibía el alta hospitalaria. Visiblemente cansado, confesaba que se sentía algo "flojillo" y con ganas de llegar a casa para descansar. Horas después, su mujer Ana María Aldón informaba que José había empeorado y que estaban preocupados por el estado de salud del diestro después de sufrir un mareo debido a una bajada de tensión. Entonces todo se quedó en un susto.