Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La periodista Mercedes Milá / MOVISTAR

Mercedes Milá, destrozada por culpa del Covid

La periodista escribe unas palabras llenas de dolor y muestra lo rota que está por dentro por las consecuencias de la pandemia

3 min

Mercedes Milá se ha caracterizado estos años por mostrar su cara más alegre a los espectadores y seguidores de sus redes sociales, pero un duro golpe la ha dejado completamente destrozado.

No se trata de ninguna historia que ha preparado para su programa Milá y Scott, sino una dura vivencia personal y familiar que la ha dejado muy tocada.

Dura pérdida

Con dos fotos para el recuerdo, la periodista dijo adiós al pintor Manuel Salinas, uno de sus primos que ha fallecido a causa de la pandemia.

“Sus palabras de dolor, han conmocionado a sus fans. Esa mascarilla no fue suficiente. Como a tantos condenados por esta enfermedad desoladora, mi primo Manuel cayó en las garras del Covid y murió en Sevilla sin que los médicos que le trataron, y se desesperaron, pudieran hacer nada para salvarle la vida”, anunciaba.

Mercedes Milá se despide de Manuel Salinas, su primo / INSTAGRAM
Mercedes Milá se despide de Manuel Salinas, su primo / INSTAGRAM

Halagos

Asevera que al menos, el artista, “no sufrió. Ni siquiera supo que su vida corría peligro y todos sabemos que esa muerte dulce es la que escogeríamos”. Eso no quita que le haya dejado a ella y al resto de la familiacon el corazón destrozado”.

Milá ensalza el talento de su primo, “un artista honrado y fiel sin desviarse jamás de su línea que no siempre le permitió ganarse la vida como hubiera logrado hacer siendo más dúctil a las modas. A mí siempre me impresionó esa actitud que pocas veces explicaba”, confiesa.

Dolor

La periodista, abatida, revela anécdotas familiares como que él le llamaba “la dulenta”, la mala. Y que pasaron muchos veranos juntos con él y toda la familia. “Los Milá somos una familia muy grande pero ya empieza a faltar gente. Cada pérdida es un dolor pero para esta no estábamos preparados”, lamenta.

También tiene palabras para la madre del fallecido, de 101 años, sus hijas y nietas: “A todos esos ojos que lloran, a cada una de las personas que van a sentir el duro hueco de su ausencia, les mando aquí mi cariño más profundo”. Pero sobre todo para el finado, Manuel, a quien le pide que, “ahora que lo domina todo, nos inspire a ser tan honestos y buena gente como fue él toda su vida”.