Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Luna Ki

Luna Ki: “Me gusta provocar con mi estética porque hago que me juzguen y se están equivocando”

La candidata a representar a España en el Festival de Eurovisión presenta 'Voy a morir', un tema con el que reivindica la salud mental

15 min

Luna Górriz, más conocida como Luna Ki, es una artista multidisciplinar de Barcelona que, a través de su visión futurista y un proyecto sólido, apuesta por convertirse en la voz de la nueva generación. La cantante destaca por su estética única y extravagante, y se ha convertido en una defensora de los derechos LGBTIQ+ y una gran referente del género queer.

La joven artista expande su carrera y se presenta como una de las candidatas para representar a España en el Festival de Eurovisión a través del Benidorm Fest. Con su tema Voy a morir, la cantante reivindica la importancia de la salud mental a través de una canción movida y cañera que escribió después de romper con una relación tóxica. Luna explica su proceso en una entrevista con Crónica Directo.

--Pregunta: ¿Cómo decidió presentarse al Benidorm Fest?

--Respuesta: Me comentaron que este año querían modernizar la elección española para Eurovisión y que querían llevar propuestas más parecidas a lo que sonaba en la radio y que representasen más lo que se escucha en España. Renovar sobre todo su imagen de cara a Europa. Yo supe de esta candidatura abierta y presenté una maqueta de Voy a morir. 

--¿Por qué la canción ‘Voy a morir’ para el Benidorm Fest?

--Por un lado, la veía como una canción muy oscura, nada de amor, nada romántico, y tenía claro que quería presentarme de esa manera, porque estaba explorando con el rock. Mi último single había sido Putón, mi estética estaba siendo muy oscura, y me apetecía destacar por algo así. Y también por el contenido, que es universal. Creo que casi todo el mundo puede entender de lo que se está hablando o pensar en algo cuando la escucha, no te estoy contando una cosa que solo me pasa a mí.

--Es un tema sobre la salud mental. ¿Por qué darle importancia?

--Yo no estaba en mi casa pensando en hacer tema sobre salud mental, pero veía que todas las propuestas tenían detrás motivos políticos o sociales. Yo hablo de lo que yo conozco, de lo que es un poco mi mundo. Como artista siempre cuido bastante a mi público, intento hablar desde el respeto, desde el amor. Si hablo de sentimientos oscuros, lo hago de una manera muy sincera. Creo que hago música para todos los estados de ánimo, me responsabilizo bastante de lo que ellos puedan sentir o no con mi música. Hay canciones que no he llegado a sacar porque me parecían inapropiadas, momentos en los cuales yo también me he limitado porque me he visto haciendo un trabajo expuesto.

--Habla de quererse morir por amor.

--A veces también se han malinterpretado cosas, pero en general, cuando en una letra hablas de un sentimiento de quererte morir, no es que te quieras morir literalmente, sino que son sentimientos muy extremos como la angustia, la ansiedad y la depresión. Sentimientos que yo he tenido en mi pasado y que me pueden volver pasar ahora que tenga un momento de estrés. Pero esta canción a mí me ha ayudado a superar una ruptura muy grande que yo tuve con mi primer amor, con el que tuve una relación súper tóxica porque nos amamos con todo el corazón del mundo, pero era una cosa muy intensa a la que yo no quiero volver. En mi vida no volvería a poner a nadie por encima de mí, a obsesionarme con una persona, a quererme morir si no sé de ella, a no concebir mi vida sin ella. Es algo que yo viví, que me llevó a hacer esta canción y que me ha inspirado muchísimo.

--El Benidorm Fest está a la vuelta de la esquina. ¿Qué quiere transmitir al público?

--La canción al final es lo que es, no puedes convertirla en otra cosa, pero sí que he intentado desmontarla un pocoy que no sea algo tan literal. Creo que va a tener un punto como de show divertido y que va a ser potente.

--Es una de las favoritas en redes. ¿Está pendiente?

Los primeros días sí que me hice muy eurofan y muy tuitera, pero sí que es verdad que no puedo llevar este ritmo porque tengo un montón de cosas en las que preocuparme y al final se añade un factor de presión un poco pesado para estar trabajando. Al leer comentarios sobre lo que esperan de ti o lo que quieren que hagas, a veces uno desearía poder filtrar según qué cosas y no leerlo todo. Ha habido momentos que he leído un montón de comentarios y me ha hecho mucha gracia entrar en esos mundos, pero ahora mismo, por ejemplo, me hallo súper concentrada con mi equipo y protegiéndome bastante.

--¿Por qué le da tanta importancia a su estética?

--Algo que nunca he entendido desde pequeña es por qué todo el mundo se parece tanto, me parecía que había poco pocas personas arriesgándose. Siempre me ha gustado la gente que tiene un momento para hacer algo creativo con su look. Desde pequeña me he fijado en los peinados extravagantes, en los pelos de colores, en la ropa de colores, la ropa bien diseñada. Ha sido una cosa que siempre ha ido conmigo, ha ido a más y ha pasado de ser un problema, algo por lo que he tenido que discutir, defender o explicarme muchas veces, a ser algo por lo que destaco. Yo también soy muy fan de la moda y aporto mi visión a través de mi estética.

--¿Ha recibido muchas críticas por su forma de vestir?

--Claro, sobre todo cuando tú no te dedicas a nada, te vistes cada día de una manera y quizá no tienes mucho dinero. Porque un día decides ponerte una media de top, que se te ve todo el pecho, y llevas unas gafas extravagantes de cinco euros porque tampoco hay una marca que te esté defendiendo. Vas por la calle así y al final puedes parecer una loca. Durante muchos años mucha gente me ha llamado loca por mi forma de vestir en el colegio o en distintos ámbitos. Tengo un punto de locura, pero ahora tiene el valor añadido de que me dedico al arte.

--¿Cómo lo vive?

--Es como cuando a Agatha Ruiz de la Prada no la dejaron entrar en no sé qué restaurante por ir vestida así. A mí me puede pasar. De hecho, si un día voy con mi pelo natural, que es más corto, sin peluca, y voy con una ropa rara, de repente puedo parecer un vagabundo para alguien de la calle. De hecho, he vestido de muchas maneras y he sido tratada diferente según lo que llevara. Y eso es algo que yo he experimentado siempre, el provocar una cosa por fuera que no necesariamente tengas que juzgar. Luego yo por dentro soy de otra manera, me considero buena gente y respeto todo, pero sí que, por fuera, a veces impongo. Eso es lo que lo que a los demás les crea mi reflejo. Siempre me ha gustado provocar con la estética porque al final haces que te juzguen y se están equivocando. Y puedes demostrarlo.

--¿Explotará esa estética de cara al Benidorm Fest?

--Siempre voy a seguir con mi estética, con mi estilo y mi personalidad, que yo creo que al final es algo que también ha gustado últimamente con mi candidatura y es algo que yo tenía ganas de explotar. Sentía que se me conocía por mi música, pero que aún no había podido expresarme tanto. Y poder hacer lo que siento está siendo muy nutritivo.

La cantante Luna Ki
La cantante Luna Ki

--¿Se imagina llegando a Eurovisión?

--Te diría que, si no hubiese mirado tanto el móvil, quizá me podría llevar una sorpresa para bien o para mal. Sin haber actuado, casi todas las apuestas apuntan a Tanxugueiras como favoritas. Yo puedo decir que no me va mi carrera ahora mismo en esto, lo estoy disfrutando tal y como está siendo, así que yo estaría muy feliz de poderlas ver a ellas en Turín. Pero sí que es verdad que, si me dijesen que hay una posibilidad de que en el directo se replanteen quién puede ganar el BeniFest y que yo pudiese ser una de ellas, me daría un ataque al corazón porque no entra en mis planes, tengo bastante claro que no hay posibilidad de ganar, pero sería muy loco y yo creo que podría dar un buenísimo contenido. Soy una persona muy fresca, muy europea, me encantan los medios y daría mucho juego.

--Hay muchas apuestas del Benidorm Fest que se podrían haber visto en Eurovisión por parte de otros países, pero no a nivel español hasta ahora.

--Cuando estaba reuniéndome para hablar de la puesta en escena pregunté si tenía que ser lo mismo lo que presentara en Benidorm que en Turín. Me dijeron que sí y yo me quedé en shock porque lo que yo le tendría que enseñar a España para que me votasen tendría que ser más light que lo que yo haría en Europa. Yo sentía que en España tenía que hacer una versión más light de mí misma para poder ser aceptada. En Eurovisión por parte de otros países han ido góticos y cosas más electrónicas sin problema, pero en España nunca se han atrevido por algo así. Me veía con el problema de ponerme el mismo traje y hacer los mismos pasos. Creo que finalmente el show sí que se podrá adaptar si llega a Eurovisión, pero yo soy una persona que no solo trabaja en su música, sino mucho en el show, en el momento, en lo que ve al espectador y para mí sería totalmente diferente montar un show para convencer a Europa que un show para convencer a España.

--Para acabar, ¿en qué está trabajando además del Benidorm Fest?

--Se me han juntado un montón de cosas. De hecho, el Benidorm me ha partido el álbum y me lo va a empujar también porque está dándole un reconocimiento y un valor añadido a esta canción, Voy a morir, que forma parte de mis adelantos. Una de las putadas ha sido que, por ejemplo, este tema, que es de mis favoritos, ha tenido que salir sin videoclip porque no ha dado tiempo. Me gustaría lanzar una pregunta a mi público: ¿os gustaría ver un videoclip de Voy a morir después del BeniFest? También he tenido que estar trabajando en cerrar mi álbum. Puedo decir que está siendo mucha presión todo esto y que tengo ganas de que llegue febrero para volver a ver a mis amigos y salir de casa, porque me estoy cuidando un montón por lo del Covid, poder reactivar los rodajes y vovler al estudio. Me va a devolver parte de mi tranquilidad y mi manera de vivir.