Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artur Mas y Helena Rakòsnik /INSTAGRAM

La lujosa escapada de Artur Mas y Helena Rakòsnik a las Pitiusas, al descubierto

El exmandatario catalán y su mujer han disfrutado de un exclusivo fin de semana en las aguas de Formentera a bordo de un yate, cuyo coste asciende a 7.800 euros por día

6 min

Minutos después que el Tribunal de Cuentas diera a conocer que Artur Mas había recurrido la fianza por valor de tres millones de euros, interpuesta en su contra por la consulta del 9N, el expresidente catalán y Helena Rakosnik, su mujer, ponían rumbo a Ibiza para disfrutar de unos días de asueto a todo trapo.

Según desvela Vanitatis, la otrora pareja presidencial despegaba del aeródromo de Sabadell (Barcelona), dedicado a la operación de aviones privados y aerotaxis, pasadas las 10:50 horas del viernes 9 de julio. Lo hacían a bordo de un exclusivo jet junto a Marcel Pascual Forns, empresario y propietario del aparato, y otro matrimonio de amigos cuyo nombre no ha transcendido.

Viaje a Ibiza

El avión, un Cessna Citation 506XLS, igual que el que utilizará Pilar Rubio para volar de París a Madrid, tomaba tierra en la mayor de las Pitiusas antes de las 12 del mediodía tras un vuelo de poco más de 45 minutos. Ataviados al más puro estilo adlib con sombreros de paja y ropa holgada, a su llegada, los catalanes se dirigieron a la extravagante tienda de Sluiz. Un establecimiento situado en el coqueto municipio de Santa Gertrudis que, incluso, cuenta con restaurante propio.

Sin embargo, ellos prefirieron desplazarse de nuevo a la ciudad. Cargados con enormes bolsas y después de posar en la puerta de la tienda cual socialités, el matrimonio Mas-Rakosnik llegaba al restaurante Sa Nansa. Un templo gastronómico, contiguo a la mítica discoteca Pacha Ibiza, en el que se rinde tributo a los productos locales, y muy especialmente, al pescado y al marisco. El precio por persona oscila entre los 60 y los 100 euros.

Un yate de 7.800 euros al día

Tras disfrutar de un suculento ágape, el grupo de catalanes se subió a una furgoneta Mercedes que les llevaría a la marina ibicenca. Seria allí, donde se embarcarían en un ferry de la compañía Baleària en el que viajarían hasta la isla de Formentera. Su última parada en esta tourné por las islas, puesto que nada más llegar a este enclave privilegiado del Mediterráneo, el molt honorable y sus amigos se embarcarían en el Alvium, un yate de lujo de 26 metros de eslora equipado con todo tipo de detalles para el placer de sus ocupantes.

La embarcación, que también es propiedad de Pascual Forns, dispone de cuatro cabinas tipo suite, con capacidad de hasta para nueve invitados. La supernave, votada al mar por primera vez en 2010 y renovada en 2016, se alquila durante julio y agosto por la friolera de 7.800 euros diarios. Además, incorpora equipamiento de primera clase a bordo, como una Smart-TV de 42 pulgadas en el salón y, en el camarote principal, un sistema de altavoces BOSE lifestyle que proporcionan un sonido envolvente. Por si fuera poco, todas las habitaciones están equipados con TV, DVD y música con base de conexión para iPod. Entre otras diversiones, el barco cuenta con varias motos de agua.

Viaje de amigos a coste cero

Así las cosas, a bordo del Alvium, el exlíder de la extinta CiU y su esposa disfrutaron de las legendarias y cristalinas aguas del Mediterráneo. Dos jornadas donde practicaron snorkel, rodeados de amigos. El exmandatario solo habría pagado los billetes de la travesía entre Ibiza y Formentera, cuyo coste no supera los 30 euros por persona. Se remarca este detalle económico porque las vacaciones de lujo de la pareja anulan el mensaje de que tienen problemas económicos tanto para hacer frente a los costes de organizar la consulta ilegal del 9N y de la fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas del presunto desvío de recursos de la Generalitat para sufragar el proceso independentista catalán, una causa que aún está en instrucción. De hecho, Mas no deberá responder con su patrimonio a esta última, ya que el Govern de Pere Aragonès ha creado de urgencia un fondo dotado con 10 millones de euros para que los independentistas no deban implicar sus finanzas personales en este momento del expediente que se ha incoado. 

Ha sido el propio Marcel Pascual el que ha admitido que ha sufragado el 99% del coste de las lujosas vacaciones de los Mas-Rakosnik, que también cuentan con una casa de su propiedad en las islas. El empresario, fundador de Greens Power Products, ha manifestado que sus "amigos" han sido invitados a un fin de semana con todos los gatos pagados. En este sentido, añade que se trata de un viaje que realizan cada año los tres matrimonios, aunque en esta ocasión, él ha viajado solo. Su mujer falleció meses atrás. Un complicado bache que intenta superar en compañía de sus más allegados. A las 10 de la mañana del lunes, 12 de julio, el expresident y el resto de la comitiva despegaba de nuevo rumbo a Sabadell. Aterrizaron a las 10.45 horas de la mañana.