Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Kiko Hernández descubre la 'mala vida' que le dio Bigote a María Teresa Campos /TELECINCO

Kiko Hernández descubre la 'mala vida' que le dio Bigote a María Teresa Campos

Según el colaborador, Edmundo Arrocet le alzaba la voz a la presentadora, la menospreciaba e, incluso, la zarandeaba

3 min

Ha estallado la bomba. Kiko Hernández ha tirado de la manta para dejar al descubierto la otra cara de Edmundo Arrocet después de que éste lo acusara de mentir. El concursante de Secret Story se ha convertido en el protagonista de la edición después de confesar que dejó a María Teresa Campos por pena.

Unas palabras que han enervado e indignado a partes iguales al entorno de la veterana comunicadora, el cual ahora arremete en su contra. En este sentido, Hernández ha revelado que él ha hablado mucho con Teresa sobre Bigote y que ha sido ella misma quien le ha contado todas sus fechorías.

"Eres un indeseable"

“En más de una ocasión, Gustavo había tenido que intervenir diciendo: ‘Cuidado no te pases, aquí no se levanta la voz a María Teresa Campos’”, ha empezado Kiko, mientras añadía que ha rechazado entrar en La casa de los secretos por tal de no coincidir con él.

Además, el colaborador ha respondido también a las acusaciones en las que Edmundo le deja de mentiroso: “¿Qué yo miento, qué yo miento? Ya te diré yo lo que mentía. ¿Para qué me pedías dinero? Eres un indeseable, te aprovechaste de ella y de su situación porque estaba enamorada de ti”, le ha espetado el madrileño.

Agresiones

Lejos de dejarlo aquí, Kiko ha dado a conocer cómo habría sido uno de los episodios en los que Edmundo se ultrapasó con la emérita de las mañanas: "Se ponía como una bestia, como un animal. Se levantaba a las 12 y se ponía a gritar, a chillar y a zarandear a una mujer de 80 años", ha contado. 

Con todo, Hernández también ha admitido que él hace años que conoce al chileno, ya que era muy amigo de Rocío, su primera esposa. De hecho, reconoce que era su dentista y afirma que en más de una ocasión Bigote le quitaba el dinero.