Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exalcalde de Marbella Julián Muñoz / MEDIASET

Julián Muñoz, destrozado por su comportamiento con sus hijas

El político se rompe al recordar cómo se ha portado con Elia y Eloisa: "Quiero acabar mi vida con ellas”

2 min

El repaso de la vida profesional y sentimental de Julián Muñoz ha finalizado con una confesión a corazón abierto en el que el protagonista de la nueva docuserie de Telecinco se ha venido abajo.

El repaso de sus delitos políticos le hizo pensar en “ir a Marbella y hacer una reunión con todo el que quiera ir a verme y pedirles perdón” tras salir de la cárcel. Pero lo que más le duele es su comportamiento a nivel humano.

Revisión del pasado

Su estancia en prisión le sirvió para pone “en valor a mi familia, todo lo mal que me porté, cómo pude perder el concepto de paternidad”. Una vez más, sus hijas, son los que hacen que Julián se derrumbe.

Yo dejé a mis hijas tiradas”, se lamenta. Incluso dentro de la cárcel. Al salir, se encontró que su amada ya no estaba y su familia tampoco. “La soledad, aunque sea voluntaria, no es buena”, argumenta.

Dolor por sus hijas

Cuando echa la vista atrás, sólo hay eso, dolor y arrepentimiento sobre lo que hizo con sus hijas. “Joder lo que me he perdido, pero es que además no se puede recuperar. Me gustaría poder convertirme en un beso o en dos y pegarme a ellas. No sé cómo hacerlo, no sé cómo llegar al fondo de su alma para que olvidaran esos momentos, pero eso no se puede olvidar”, indica.

No es que Muñoz no tenga trato con Eloisa y Elia, lo tiene y muy bueno. El paso del tiempo los volvió a unir y, desde que enfermó, vive en casa de la primera. “Tengo unas hijas que todo lo que hace su padre les parece bien y si me llaman la atención, me lo dicen tan bien dicho, que quiero acabar mi vida con ellas”, concluye.