Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de Isabel Pantoja /INSTAGRAM

Isabel Pantoja rechaza el requerimiento notarial de Francisco y Cayetano Rivera

La tonadillera asegura no recordar el documento al que hacen referencia los hijos de Paquirri

3 min

La tonadillera ha respondido al requerimiento notarial enviado por el abogado de Francisco Rivera y Cayetano Rivera dentro del plazo estipulado. Y es que Isabel Pantoja tenía un tiempo máximo de 48 horas para dar respuesta a la petición amistosa que realizaban los dos hijos mayores de Paquirri. Tanto Fran como Cayetano pedían a la viuda de su padre que les devolviera los enseres personales que les pertenecen, tal y como dictaminó la sentencia de un juez, un año atrás.

Según ha informado el programa Ya es mediodía, la cantante se ha mostrado reacia a hacer entrega de estos bienes materiales, alegando no recordar haber firmado ese documento que citan los hermanos Rivera.

Pantoja se niega a entregar los bienes de Paquirri

Asimismo se lo habría comunicado Isabel Pantoja a la notaria que esta mañana se ha desplazado hasta Cantora para obtener la respuesta del requerimiento. Sin embargo su relato perdería veracidad, puesto que dicho convenio es el que le otorga a ella un 53% de la finca de Cantora, mientras que el 47% restante pasa a formar parte de su hijo, Kiko.  

No obstante, sí que hay constancia de un acuerdo de reparto con fecha del 24 de setiembre de 1987, en Sevilla, que cuenta con la rúbrica de todos las personas que participan en el reparto de bienes de Paquirri. Esta capitulación incluye la distribución de todos los bienes muebles, armas, alhajas, ropa, relojes, utensilios de toreros, vestidos, varios capotes, capillas, fundones de piel, cabezas de toro, capotes, muletas y aperos entre los herederos.

Un robo que nunca exisitió

Por si esto fuera poco, fue también la artista, quien el día después de que el juez diera la razón a los hijos del torero, denunció un robo en Cantora, el cual no se habría llegado a producir nunca.

De buen principio, la cantante ya aseguró que todos los bienes que reclamaban los hermanos Rivera habían sido sustraídos durante el pillaje. Una teoría que tiró por los suelos su propio hijo, Kiko Rivera, al afirmar que lo que vio el 2 de agosto, en el cuarto de Paco, eran las pertenencias por las que tantos años llevan litigando sus hermanos.

Un supuesto que de confirmarse podría llevar de nuevo a prisión a la tonadillera con una pena de siete años, acusada de tres delitos: falsa denuncia, apropiación indebida de bienes y desobediencia judicial.