Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El magnate Elon Musk / EP

Elon Musk ahora quiere tener una ciudad propia

El magnate planea la construcción de una ciudad que albergue las compañías que lidera y sea la base para viajar a Marte

Carlos Losada
6 min

En los últimos tiempos Elon Musk se ha convertido en una inagotable fuente de noticias. Ya sea porque se disputa con Jeff Bezos el honor de ser la persona más adinerada del planeta, ya sea por sus viajes espaciales, lo cierto es que el magnate sudafricano se ha convertido en un líder de opinión.

Y eso se puede comprobar con cada tuit o publicación que realiza, como es el caso de la última que ha causado revuelo. En ella habla del deseo de construir una ciudad en Texas donde albergar sus compañías y que se convierta en el epicentro de su proyecto para llegar a Marte.

Starbase

El nombre de la ciudad que quiere crear Musk será Starbase, y se sitúa muy cerca de la base de lanzamiento de los cohetes de SpaceX. Y es que, aunque la base actual de esta compañía se halla en California, parece que el millonario quiere aglutinar todo en el estado texano y levantar allí su imperio “galáctico”.

Además, también llevaría los cuarteles generales de Tesla, su marca de coches eléctricos, creando unas instalaciones que serían mayores y llevarían la fabricación de estos vehículos a otros niveles más avanzados tanto en manufacturación como en precio.

Concesionario de Tesla / EP
Concesionario de Tesla / EP

Proceso complicado

No obstante, Elon Musk no lo está teniendo sencillo, ya que se debe enfrentar a numerosos aspectos legales, tanto por parte del estado en el que estará Starbase como de las normativas que incumben a todo el país.

Sin embargo, eso no va a frenar al magnate, que ya ha solicitado la incorporación de una pequeña población llamada Boca Chica a su proyecto urbanístico que se ha de consolidar como la ciudad que reúna a todos los empleados de SpaceX, Tesla y el resto de empresas que dirige Musk.

¿Cómo será Starbase?

Ni que decir tiene que en el momento en que el sudafricano ha apuntado la construcción de esta ciudad, la imaginación de miles de personas en todo el mundo se ha desatado pensando en una urbe futurista sin parangón.

No obstante, por ahora solo se han dado pinceladas de lo que será la ciudad que abra la puerta a viajar a Marte. Y entre ellas se destaca que contaría con mucha tecnología, que sería apta para mascotas y que en ella las criptomonedas acapararían un gran protagonismo.

Starlink

Asimismo, el proyecto de red satelital Starlink también se vería afectado con la puesta en marcha de esta ciudad ya que en Austin (Texas) se está poniendo en marcha una nueva instalación de vanguardia relacionada con esta empresa.

En definitiva, todo hace pensar que esa zona de Estados Unidos se podría convertir en un nuevo centro neurológico de la tecnología a nivel mundial, tal y como en su día se formó Silicon Valley.

Satelite de Starlink / SpaceX-Imagery EN PIXABAY
Satelite de Starlink / SpaceX-Imagery EN PIXABAY

¿Es Elon Musk un visionario?

No cabe duda de que el magnate tiene una visión muy clara y revolucionaria de lo que deben ser sus empresas y de cómo debe afrontarse el futuro de los viajes espaciales o de la comunicación planetaria.

No obstante, no se puede decir que el hecho de crear una ciudad en torno a sus empresas suponga algo nuevo en la historia, ya que ha habido otras empresas en el pasado que levantaron urbes para que vivieran todos sus trabajadores. De hecho, en Madrid se edificó la Ciudad Pegaso, aunque en ese caso se trataba más bien de una colonia por su cercanía con la capital. En ella se alojó a los trabajadores de la empresa estatal ENASA, dueña de la marca Pegaso, que pagaban alquileres simbólicos y que después pudieron comprar los inmuebles.

Más empresas que crearon ciudades

Otros ejemplos de compañías que crearon ciudades los encontramos en Reino Unido, donde la empresa de chocolates Cadbury’s levantó el pueblo Bournville para alojar a sus trabajadores -después de sacar la fábrica del centro de Birmingham-; o en Estados Unidos, donde otra empresa chocolatera llamada Hershey edificó en 1903 una urbe con ese mismo nombre -en ella había todo lo necesario para sus empleados-.

Y hay otros muchos ejemplos en los que Elon Musk puede inspirarse: el caso de la Ciudad Olivetti en Italia, o Wolsfburgo, edificada para los empleados de la marca de coches Volkswagen en Alemania. Más modernos son los proyectos de Facebook o Google, que tienen cuarteles generales que bien podrían ser considerados como ciudades y donde la tecnología está a la orden del día. Por lo tanto, está por ver si Elon Musk lleva este tipo de concepto urbanístico a un nuevo estadio.