Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco y Olga Moreno / EP

La cantidad de dinero que reclama Rocío Carrasco a Olga Moreno en la demanda contra su honor

La hija de 'La más grande' y la ganadora de 'Supervivientes' se vieron las caras en los juzgados

3 min

Rocío Carrasco y Olga Moreno estuvieron juntas en los juzgados de Alcobendas (Madrid). El motivo de este encuentro no es más que la demanda que le interpuso la hija de La más grande a la ex de Antonio David Flores por atentar contra su derecho al honor. Los hechos se remontan al 23 de noviembre de 2019, cuando Moreno habló por primera vez en televisión en Sábado Deluxe y cuestionó a Carrasco como madre.

Tal y como asegura la revista Lecturas, Rocío llegó tranquila con su abogado, Javier Vasallo, mientras que Olga, que también acudió con su letrado y en compañía de su novio Agustín Etienne, se mostró de lo más nerviosa. A pesar de que Rociíto la miró directamente a los ojos durante su intervención, la exsuperviviente fue incapaz de sostenerle la mirada

Encuentro

Ya ante el juez, Carrasco ha contado cómo se sintió aquel día al "oír hablar a esa mujer" de sus hijos y "contar cosas que son falsas". Fue en aquel entonces cuando Moreno cuestionó la capacidad de Rocío como madre y aseguró que su hija jamás le había propinado una paliza en 2012: "Rocío no es agresiva ni violenta; si fuese así yo no estaría sentada aquí".

No obstante, años más tarde se ha llevado a juicio este caso, en el que una sentencia del juzgado de menores número 4 de Madrid condena a Rocío Flores por un maltrato habitual, amenazas e injurias a su madre. Sus palabras quedaron en entredicho y Olga Moreno ha quedado retratada.

Demanda

Ahora ha salido a la luz la cantidad de dinero que Carrasco pide a Moreno por atentar contra su derecho al honor. Según la revista Semana, la protagonista de un documental en Telecinco pide a la empresaria 150.000 euros.

Con todos los hechos probados, Rocío Carrasco ha querido relacionar a Olga con los 20 años de maltrato a los que se ha visto sometida por parte de su exmarido. Ahora, después de todo ese tiempo, se ha hecho justicia, su caso ha quedado visto para sentencia y, con suerte, no se tendrán que ver las caras nunca más.