Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El féretro de Maradona en su velatorio, con la copa del Mundial que ganó con Argentina / EP

La autopsia de Maradona revela qué provocó su muerte: agonizó durante horas

El futbolista argentino falleció a los 60 años tras una larga vida de adicciones, aunque sin rastro de alcohol ni drogas ilegales en su cuerpo

3 min

La Fiscalía General de San Isidro (Argentina) ha publicado los resultados de la autopsia de Diego Armando Maradona casi un mes después de su muerte. Un estudio que, por fin, ha arrojado algo de luz a su pérdida al revelar las causas reales de su fallecimiento.

Debido a su largo historial de adicciones, muchas fuentes cercanas al futbolista aseguraron que su marcha se debía a que habría consumido algún tipo de sustancia que acabó con su vida, o incluso se cuestionó la profesionalidad de su médico. Pero nada lejos de la realidad: no había rastro de alcohol ni drogas ilegales en su cuerpo.

Maradona estaba gravemente enfermo

El médico de Maradona puede estar tranquilo. Imputado por su actuación con el futbolista, muy probablemente verá finalizar su pesadilla después de los resultados que ha arrojado el informe: el astro argentino estaba gravemente enfermo.

Concretamente, El Pelusa sufría cirrosis hepática, necrosis tubular aguda asociada a una patología renal crónica, miocardiofibrosis o ateromatosis coronaria, entre otras patologías que habrían acabado por precipitar el fin de la vida del ídolo futbolístico.

Agonizó entre seis y ocho horas

El informe toxicológico ha confirmado que Maradona no consumió ni alcohol ni drogas en las horas previas a su muerte, aunque sí tomó los fármacos que le recetaron por sus problemas de salud, más graves de lo que imaginábamos: la muestra de sangre del argentino ha reflejado que consumía antidepresivos y anticonvulsivos, entre otras, además de medicinas específicas para tratar la dependencia de alcohol y sustancias estupefacientes.

Por último, el informe concluye con que El Pelusa no tuvo una muerte súbita, sino que agonizó entre seis y ocho horas antes de su fallecimiento. Un duro final para un hombre que lo tuvo todo, aunque no supo conservarlo, y que hizo soñar a varias generaciones con su magia​ siempre que tenía un balón en los pies.