Menú Buscar
Ana Boyer en una imagen de archivo

Ana Boyer luce tableta sólo dos meses después de dar a luz

La hija de Isabel Preysler posa junto a Fernando Verdasco en bikini

Arnau Vila
3 min

Poco más de dos meses han pasado desde que Ana Boyer y Fernando Verdasco se convirtieran en padres primerizos, con la llegada al mundo de su primer hijo, Miguel. Un tiempo récord en el que la hija de Isabel Preysler se ha deshecho de los kilos ganados durante el embarazo y ha recuperado la figura y vientre plano que lucía antes. Así lo ha demostrado ella misma, a través de su cuenta de Instagram, compartiendo una fotografía en la que aparece enfundada en un escueto bikini rojo junto al tenista.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Primer baño 🤗☀️❤️ @ferverdasco 💕 #Doha #Qatar

A post shared by Ana Boyer Preysler (@anaboyer) on

Una instantánea tomada en una paradisíaca piscina de Doha, que acumula más de 8.000 me gusta y que ha levantado la envidia de todos sus seguidores. "¿Qué ejercicios haces?", "estás genial, con abdominales y todo" y "se te quedó el verdadero cuerpo" son algunos de los muchos comentarios que la hija de Isabel Preysler ha recibido tras su última publicación. Unos comentarios a los que Ana Boyer ha respondido con un "intento comer sano". Aunque esta respuesta no parece convencer a sus seguidores ya que la han respondido con mensajes como: "Fui mamá un poco antes que tú y me está costando recuperar mi cuerpo" o "di a luz hace dos meses y parece que tengo gemelos dentro". 

Familia feliz en Doha

Desde que naciera en Madrid el pequeño Miguel, nombre que le pusieron en honor al padre de Ana Boyer, la familia no se ha separado en ningún momento. Tanto es así que el recién nacido ha viajado con sus padres a los torneos de tenis que Fernando Verdasco ha disputado en las últimas semanas en Montecarlo, Roma y París.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El mejor regalo después del día de hoy !! ❤️ #GRACIAS

A post shared by Fernando Verdasco (@ferverdasco) on

Aunque después de tanto ajetreo, el matrimonio y su hijo ya están de vuelta en Doha, capital de Qatar, donde el tenista se instaló a finales del 2016. Allí viven a cuerpo de rey en una enorme casa cerca del desierto, que regalaron a Fernando Verdasco a cambio de promocionar la ciudad qatarí en su cuenta de Instagram.