Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach, con una de las mascarillas de Vertikal / EP

Vertikal, la marca de ropa que fabrica las mascarillas de los políticos

Esta firma barcelonesa pretende dar el gran salto con su apuesta por la moda sostenible, ecológica y comprometida con la sociedad y el medioambiente

6 min

La pandemia del coronavirus ha supuesto el cierre de miles de negocios que no han superado una situación tan dura. Pero los tiempos de crisis también son tiempos de oportunidades, y Vertikal es un ejemplo de ello. Esta marca de ropa, fundada en Barcelona en 2018, ha visto el momento de consolidarse en el mercado gracias a tener que reinventarse este último año.

Además de apostar por su línea de ropa habitual, sus creadores, un grupo de jóvenes, decidieron contribuir a las necesidades de la sociedad fieles al estilo que tratan de imponer. Se pusieron a fabricar mascarillas, lo que les supuso un incremento en sus beneficios, hasta poner sus creaciones en boca de todos... incluso en el ámbito político.

 

 

Vídeo promocional de la marca Vertikal / VERTIKAL BCN

Un proyecto social en boca de muchos políticos

La marca se abrió paso poco a poco, convirtiéndose en proveedora de empresas, organizaciones ayuntamientos hasta llegar a los más altos organismos estatales que han elegido un proyecto que apuesta por los derechos de la mujer, la moda sostenible y el comercio de proximidad

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, con una mascarilla Vertikal en el programa 'Salvados' / ATRESMEDIA
El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, con una mascarilla de Vertikal en el programa 'Salvados' / ATRESMEDIA

Sin pretenderlo, Vertikal ha acabado en boca de políticos de todos los colores que han confiado en la marca barcelonesa para que los proteja del coronavirus. Políticos como la candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach; numerosos concejales y miembros del Ayuntamiento de Barcelona, como Ada ColauJaume Collboni y Laura Pérez; diputados del Parlament como Marta Ribas e incluso el mismo vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, las han llevado en este complicado año.

Una marca comprometida con su objetivo

Vertikal surgió como idea en 2007, pero se creó finalmente en 2018. Sus fundadores, un grupo de jóvenes de Barcelona, quisieron apostar por una marca de ropa con valores para diferenciarse de la competencia, pero decidieron dar el paso final al descubrir que la industria textil es la segunda que más contamina del planeta.

Una anciana posa con la ropa de Vertikal / VERTIKAL
Una anciana posa con la ropa de Vertikal / VERTIKAL

Ese aspecto, sumado a polémicas como condiciones de semiesclavitud o trabajo infantil, les motivó a crear una firma de ropa sostenible, ecológica, comprometida con la sociedad y el medioambiente. Pero no solo es eso, porque también brinda por los derechos de la mujer y los colectivos desfavorecidos, además de dar apoyo a los productos de proximidad.

Quieren convertirse en referente mundial

Para poder cumplir esos objetivos, la empresa utiliza productos 100% naturales --en el caso de incorporar otros materiales, son fibras recicladas-- y todos ellos procedentes de España. Posteriormente, mujeres en riesgo de exclusión social se dedican a fabricar a mano sus piezas en un taller de Barcelona, y los productos se envían mediante un embalaje reciclable y biodegradable para cumplir su filosofía de empresa sostenible y de economía circular

Un modelo posa con una sudadera Vertikal / VERTIKAL
Un modelo posa con una sudadera Vertikal / VERTIKAL

Todos los productos son ecológicos; están hechos de algodón sostenible y tinte orgánico no contaminante. Actualmente se centran en la fabricación de mascarillas, pero también crean sudaderas, camisas camisetas unisex. Una ética empresarial con la que quieren ser reconocidos: "No nos conformamos con lo fácil, por eso buscamos inspirar al resto del mundo para que se sumen al cambio", aseguran Rubén Castro y Pol Penas, responsables de márketing y comunicación en Vertikal.

Una apuesta nada sencilla, pero apoyada

Los fundadores de Vertikal aseguran que este modelo de negocio es complicado y atrevido, pero "merece la pena". Utilizar este tipo de productos dificulta su fabricación, al igual que limita los beneficios. Un ejemplo es que la estampación corre a cargo del artista e ilustrador Lucas Zarraluki --miembro de una familia compuesta por artistas como Pedro Zarraluki, Esther Zarraluki, Guim Tió y Lisa Miró--, que trabaja en un taller del barrio barcelonés de Gràcia para dar el remate a una ropa completamente artesanal.

Un quiosco de La Rambla de Barcelona vende mascarillas Vertikal / VERTIKAL
Un quiosco de La Rambla de Barcelona vende mascarillas Vertikal / VERTIKAL

Además de los políticos, numerosos personajes públicos han dado su apoyo a Vertikal luciendo sus piezas en público. Desde Manu Guix en Operación Triunfo a Ángel Llàcer en Tu cara me suena, sus productos han aparecido en programas como El Intermedio y Salvados. Incluso el streamer AgenteMaxo o el youtuber Anothink han apoyado esta iniciativa. "Queremos inspirar para hacer un mundo más justo", zanjan los creadores de esta interesante firma de moda.