Menú Buscar
La montaña de Pedraforca es una de las más importantes de Cataluña / Eduard Maluquer en Creative Commons

Estas son las montañas más emblemáticas de Cataluña

Paisajes sobrecogedores plagados de encanto especialmente pensados para los amantes de la naturaleza

CARLOS ZAPATERO
6 min

Cataluña es conocida, entre otros factores, por la gran cantidad de montañas que concentra su orografía. Repartidas a lo largo de toda la región, algunos de sus picos se han convertido en objeto de deseo para amantes de la naturaleza y senderistas de todo el mundo.

Aquí se puede encontrar una selección de algunas de las montañas que se han convertido en una seña de identidad para la región catalana. Entornos desde los que se puede contemplar la belleza de la región y convertir la escalada en una experiencia única que será difícil de olvidar. 

Pedraforca

Pedraforca es una de las montañas más conocidas de Cataluña. Cuenta con una altura de 2.497 metros y está situada en la sierra del Cadí, en el interior del parque natural de Cadí-Moixeró, limítrofe entre las provincias de Barcelona y Lleida. La montaña de Pedraforca es muy reconocible desde gran parte de la región catalana, especialmente como consecuencia de la posición en la que se encuentran sus dos cimas, separadas por un importante collado. 

Su importancia para Cataluña es tal que en el año 1982 fue declarada Reserva Natural de Interés Nacional, distinción otorgada por el Parlamento de Cataluña. Para los excursionistas, este pico se ha convertido en un objeto de deseo muy popular. No es posible acceder a sus dos picos a pie, únicamente a uno de ellos. La única vía que permite acceder al pico sur es escalando y, con el paso de los años, se ha convertido en un reto por superar para un gran número de excursionistas.

Pica d'Estats

La Pica d'Estats es uno de los picos más populares de la comunidad, especialmente como consecuencia de su altura. Cuenta con una altitud de 3.134 metros, unas dimensiones que la convierten en el pico más alto de Cataluña. Se encuentra situada entre las fronteras de España y de Francia, en la comarca del Pallars Sobirà, a 250 kilómetros de Barcelona.

Créditos: Pica d'Estats por Guérin Nicolás con licencia Creative Commons 1.0
Créditos: Pica d'Estats por Guérin Nicolás con licencia Creative Commons 1.0

La mayoría de los senderistas experimentados que se enfrentan a su ascenso lo hacen con el objetivo de disfrutar de los paisajes que se desprenden desde su cima. Con la posibilidad de poder discernir a la perfección la belleza de los pirineos catalán y francés. Por la ubicación en la que se encuentra, fuertemente castigada por las bajas temperaturas, los montañistas aconsejan que su ascenso únicamente se acometa durante los meses de más calor del año, de julio a octubre. Obviando por completo la temporada del invierno debido a su peligrosidad. 

La Mola

Con 1.102 metros de altitud, La Mola es conocida por ser la montaña más alta del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac. Su altura y sus diferentes atractivos a nivel orográfico han convertido a este lugar en uno de los más populares entre los excursionistas y senderistas más experimentados de Cataluña. Su ascenso, por las características que presenta, es uno de los más recomendados para todos los que se quieren iniciar en la disciplina del senderismo.

Es posible acometer su escalada, hasta los 800 metros, en algunas de las carreteras que permitan el paso de vehículos a motor. Desde allí hasta la cima es obligatorio realizar el ascenso a pie. En su cima se halla el monasterio de Sant Llorenç de Munt, actualmente convertido en un restaurante en el que poder disfrutar de las vistas que ofrece este pico. 

Los Encantados

Situados al sur del lago San Mauricio, Los Encantados son dos de los picos más famosos que se pueden encontrar en Cataluña y pertenecen a la provincia de Lleida. Su nombre proviene de una antigua leyenda que versa en torno a la figura de dos cazadores, que decidieron saltarse una misa dominical de la aldea a la que pertenecían para poder salir de caza. El castigo que recibieron fue quedarse petrificados para siempre, convertidos en los dos picos que dan forma a Los Encantados.

Se trata de dos las montañas más populares por los escaladores de la región. Se puede acometer su ascenso desde diferentes puntos, siendo la subida por el valle de Monasterio la más habitual, y aunque no tiene una gran altura, es una de las montañas más visitadas, incluso por personas que no son escaladores, a consecuencia de encontrarse en el interior de un parque natural.