Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tarros de perfume de diferentes marcas / Надежда Дягилева EN PIXABAY

Diferencias clave entre perfume y colonia: cómo distinguirlos

La principal diferencia radica en la proporción de aceites esenciales que se utilizan para su elaboración

Noelia Hontoria
6 min

Perfume, colonia, eau de toilette, eau de parfum… Hay muchas formas de denominar a las fragancias, sin embargo, no todas significan lo mismo. Y este suele ser un error de base en el mundo de la cosmética y la belleza. Esta distinción de nombres encierra una diferencia en cuanto a composición, principalmente, que afecta sobre todo a la intensidad del olor y a su duración en la piel. Para distinguir entre unos y otros hay que tener en consideración, sobre todo, la cantidad de aceite esencial que posee y el porcentaje de alcohol.

Cuanto mayor porcentaje de aceite esencial tenga, menos cantidad de producto será necesaria, debido a que su intensidad y duración son mayores que en aquellos en los que la proporción es menor. No hay distinción por géneros, ya que todos estos tipos de fragancias están disponibles para ambos sexos. Es curioso señalar que, mientras que la colonia nació en Alemania a finales del siglo XVIII, el perfume se remonta a tiempos antes de Cristo y se dice que surgió en Mesopotamia.

Colonia

La colonia es un aroma ligero, con una baja concentración de aceites esenciales. Aquí se suele distinguir entre el agua de colonia y el agua de toilette. Mientras que la primera es la más ligera, con apenas un 1% de aceites esenciales, poco alcohol y por ello la más recomendada para el público infantil, el agua de colonia es una de las más extendidas, con hasta un 10% de aceites esenciales y en torno a un 80% de alcohol. Normalmente, se utiliza bastante colonia para aumentar la intensidad del olor y su durabilidad.

Ambas opciones tienen una duración en torno a 2 horas. Su precio suele ser bajo, especialmente comparado con los perfumes, ya que también los ingredientes que se suelen utilizar son más baratos y su proceso de elaboración y desarrollo del producto es menos elaborado. Las colonias van muy bien para el día a día y lo más recomendable es llevar un pequeño vaporizador para ir renovando la fragancia cuando esta comience a irse de la piel. Las colonias para bebés suelen ser muy frescas, mientras que para hombre o mujer adultos hay aromas de diferentes tipos.

Mujer rociándose un perfume o colonia / Karolina Grabowska EN PIXABAY
Mujer rociándose un perfume o colonia / Karolina Grabowska EN PIXABAY

Perfume

El perfume es el punto cúlmen de las fragancias, por su calidad, intensidad de aroma y duración, es el producto estrella para quienes busquen un producto premium. Dentro de ellos hay muchas opciones y para determinar su precio entran en juego factores como los ingredientes utilizados, el proceso de elaboración e incluso el diseño del frasco, que suele ser también más caro. Se necesita menos cantidad de perfume para conseguir un olor más intenso y duradero, por lo que también se suele vender en formatos más pequeños.

Por norma general, el perfume contiene en torno a un 25% de aceites esenciales y puede llegar a durar hasta ocho horas. Existe una variante algo más barata, pero también con una variación en su composición. El agua de perfume contiene sobre un 15% de aceites esenciales, disminuyendo también la cantidad de horas que puede durar en la piel (unas 4-5 horas) y aumentando la proporción de alcohol necesario para su elaboración. Suele utilizarse en ocasiones más especiales.

Cómo hacer que dure más el olor

Aunque estos son los tiempos habituales para cada uno de los tipos de fragancias que existen (ocho horas para el perfume, cinco horas para el agua de perfume y dos horas para la colonia), el usuario puede hacer algunos trucos para conseguir que el aroma dure más. Por ejemplo, la zona elegida es importante. En aquellas donde hay pulso el olor tarda más en evaporarse (muñecas, cuello o detrás de las orejas). Otro pequeño truco es tener la piel bien hidratada, ya que el olor fija mejor en una piel un poco grasa que en una seca.

Hay que tener en cuenta también que tanto los perfumes como las colonias tienen fecha de caducidad. Esta, al igual que en el resto de los cosméticos, suele venir en la caja del producto o en el propio frasco, con el dibujo de un pequeño tarro y unos números y letras. Las letras significan los meses o años. Por ejemplo, 2A significará que dura dos años una vez abierto y 6M quiere decir seis meses. Un perfume o colonia caducado durará mucho menos en la piel y puede presentar alteraciones respecto al aroma original.