Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un humidificador / Anke Sundermeier EN PIXABAY

Para qué sirve un humidificador y cómo escoger el más adecuado

Estos aparatos permiten regular el nivel de humedad del ambiente, lo que tiene repercusiones positivas sobre la salud

Noelia Hontoria
5 min

Los humidificadores se han puesto de moda en los últimos años. Aportan beneficios a la salud, tienen un precio ajustado e incluso sirven, en algunos casos, como objeto decorativo. Sin embargo, todavía existen muchas personas que no tienen claro qué es un humidificador, para qué sirve o qué se debe tener en cuenta para escoger entre un modelo u otro. De hecho, en un estudio publicado hace diez años por Biomed Central, se puso de manifiesto el impacto positivo de estos aparatos para disminuir la presencia de algunos tipos de virus en casa.

Además, también se relacionan con la aromaterapia, las ventajas sobre la piel e incluso la mejora de ciertos problemas respiratorios. Su uso es especialmente interesante en aquellos lugares con una elevada sequedad ambiental, ya que corrige el ambiente. Sin embargo, hay que leer también su letra pequeña, porque un mal uso puede tener un efecto totalmente contrario y acarrear ciertos problemas de salud, como la aparición de hongos si se humidifica en exceso el ambiente del hogar.

Qué es y para qué sirve

De forma más concreta, se puede decir que un humidificador es un dispositivo que aumenta la humedad del ambiente de un espacio cerrado. Un lugar con una baja tasa de humedad está asociado a ciertos problemas de salud, como irritación de las vías respiratorias o piel seca. Es interesante plantearse el uso de uno de estos aparatos especialmente en aquellos hogares en los que viven bebés o ancianos, mientras que los momentos del año en los que más se hace necesario su utilización es en verano, en los picos de calor, y en invierno, cuando se utiliza calefacción.

El humidificador sirve para restaurar el nivel de humedad de un espacio, los expertos aconsejan colocar los valores entre el 30% y el 50%. Su uso está especialmente indicado para resolver problemas de salud. Por ejemplo, sirve para aliviar las vías respiratorias, mejorar estados de piel seca, ayudar a la expulsión de mucosidades y desinflamar la garganta. Normalmente funcionan mediante la emisión de vapor de agua, aunque hoy en día ya existen otros más modernos que trabajan a través de vibraciones ultrasónicas.

Tipos de humidificadores

Existen diferentes maneras de clasificar los aparatos, bien por el tipo de emisión que producen o bien por la presencia (o no) de aromas. En el primer caso, los humidificadores de aire fresco, cuentan con un filtro lavable que es el que se encarga de absorber agua, a la vez que recoge aire y lo devuelve con el grado de humedad deseado. Por su parte, los humidificadores de vapor caliente libera directamente vapor de agua al ambiente. Normalmente se recomiendan más los humidificadores frescos, especialmente en hogares donde hay niños. Existe un tercer grupo que son los humidificadores ultrasónicos que humedecen el aire mediante vibraciones.

En cuanto a los aromas, son humidificadores aromáticos aquellos que, a la vez que humedecen el ambiente, liberan también un olor determinado. Los no aromáticos tienen un olor neutro. La elección de uno u otro está principalmente marcada por gustos personales, pero también por la búsqueda de ciertos valores relacionados con la aromaterapia. Por ejemplo, olores como la lavanda están relacionados con la reducción de los niveles de ansiedad o la mejora del insomnio.

Un humidificador con luz / Anke Sundermeier EN PIXABAY
Un humidificador con luz / Anke Sundermeier EN PIXABAY

Consejos para escogerlo

En primer lugar, hay que saber si el hogar lo necesita, ya que no siempre es necesario. Con un higrómetro se puede medir el nivel de humedad del ambiente y si este está en torno al 30%-50%, no será necesario. En términos generales, parece que lo ideal es escoger un humidificador frío. De este modo, se evitan quemaduras indeseadas que podrían provocar por la liberación de vapor de agua caliente. Es interesante que el dispositivo escogido incorpore un higrómetro para conocer en todo momento el nivel de humedad que se está alcanzando.

También hay que tener en cuenta otros factores como el nivel de sonido que emite, el caudal disponible, si es automático o manual o si se puede programar. Normalmente, el tamaño del humidificador dependerá de la habitación que se desee acondicionar. Un último punto a tener en cuenta es si se desea que incluya difusor de aromas o no.