Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los impresionantes desfiladeros de la Sierra del Montsec / AGENCIA CATALANA DE TURISMO

Turismo en familia por la sierra del Montsec en Lleida

Este espacio natural protegido destaca por sus impresionantes desfiladeros y precipicios

Victoria Herrero
6 min

¿Una escapada no muy lejos de casa, en plena naturaleza y que sea perfecta para el disfrute de toda la familia? La sierra del Montsec, en la provincia de Lleida, es un enclave perfecto para hacer turismo mientras se respira aire limpio, una combinación ideal para unos días de desconexión. Una bella zona natural que lo tiene todo para grandes y pequeños aventureros.

La sierra del Montsec destaca por sus numerosos precipicios y desfiladeros, que hacen de esta cadena montañosa todo un espectáculo de caídas libres. Sin duda, el paraíso para los escaladores y el destino ideal para pasar unos días en familia. 

Un espacio protegido

Este enclave, que limita ya con la comunidad aragonesa por la parte por donde discurre el río Noguera Ribagorçana, cuenta con la denominación de Espacio Natural Protegido dentro de la zona del Prepirineo Central. Un lugar donde se pueden admirar paisajes totalmente dispares y donde los desfiladeros son su principal atractivo turístico. Mención especial merecen los de Mont-rebei y Terradets. El primero de ellos impresiona por ser una pared de unos 500 metros de altura que acaba en el mismo cauce fluvial. 

Un bello paisaje de la Sierra del Montsec / AGENCIA CATALANA DE TURISMO
Un bello paisaje de la Sierra del Montsec / AGENCIA CATALANA DE TURISMO

No es, por tanto, difícil adivinar que se trata del mejor lugar para que toda la familia disfrute con deportes de montaña como la práctica de remo en canoa, el kayak, la escalada, el senderismo, el vuelo en parapente y hasta la espeleología para descubrir los secretos del interior de esta sierra. Además de un buen momento de adrenalina, la sierra del Montsec también resguarda árboles milenarios, edificaciones de hace siglos y hasta yacimientos de la época del Jurásico Superior, como el de la Pedrera de Rúbies.

Mirando las estrellas

Quizá esta sea una de las propuestas que más llamen la atención a los más pequeños de la casa, además de las actividades de aventura antes detalladas, de todas las que ofrece la sierra del Montsec. Y es que este paraje natural es perfecto para la contemplación de las estrellas; cuenta con una instalación para ello: el Parc Astronòmic Montsec, que se puso en marcha con la idea de aprovechar el potencial astronómico que tenía esta zona del Pirineo y servir de base para la investigación, formación y divulgación. 

Y todo gracias a un cielo que puede presumir de su baja contaminación lumínica y que hace que este rincón sea uno de los preferidos de todos aquellos amantes de todo lo que se puede contemplar con solo alzar la mirada. Pero mucho cuidado con solo mirar hacia el cielo, puede que uno se pierda así los cinco árboles monumentales que hay en esta sierra: un par de robles en la localidad de Àger, dos encinas localizadas en La Baronia de Rialb y un enebro en Castell de Mur.

Pueblos con encanto

Dejando por un momento los senderos naturales, el recorrido turístico por estos valles también incluye un paseo por algunos de los pueblos más bonitos de este destino. Es el caso de Àger, donde todavía se pueden contemplar restos de una antigua vía romana, así como su conocida Colegiata de Sant Pere --de estilo románico catalán-- y que se encuentra en la parte más alta de la localidad protegida por las murallas de lo que fue un castillo.

Otro pueblo que merece la pena visitar, aunque en este caso no haya nadie para recibir al visitante (está abandonado), es el de Finestres ya al otro lado de la sierra, en la provincia de Huesca. Lo peculiar de este municipio no es que haya caído en el olvido en la década de los 60, sino que desde aquí parte la ruta que lleva hasta una curiosa formación de piedra conocida como la Muralla China de Finestres y que no es otra que una espectacular barrera natural que bordea el embalse de Canelles. 

Toca reponer fuerzas

Y para poner fin a esta sucesión de sorpresas y aventuras por la Sierra del Montsec, nada como descansar en alguno de los numerosos establecimientos de la zona para pasar la noche. Es el caso de la Masia Serret, situada en el valle de Àger, en primera línea de este paraje natural. Un enclave rural único que ofrece habitaciones dobles, triples y hasta un espacio para toda la familia para cuatro personas y con cocina-comedor. Y para descansar, nada como sentarse en su jardín o darse un refrescante baño en su piscina exterior. 

Casa Moliner es otro espacio de turismo rural, en este caso ubicado en el municipio de Sant Esteve de la Sarga. Una antigua casa de campo restaurada, con capacidad para hasta 15 personas --una gran familia-- y donde disfrutar de todas las comodidades para pasar unos días en la sierra del Montsec. Lo mejor de este alojamiento, aparte de sus instalaciones y servicios, es que está muy cerca del Congost de Mont Rebei.